Disturbios en Gran Bretaña cobran sexta víctima

viernes, 12 de agosto de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Los disturbios que iniciaron el pasado fin de semana en Londres cobraron este viernes su sexta víctima, mientras continúan los operativos policiacos para recuperar el orden y detener a los responsables de la violencia en distintas ciudades de Gran Bretaña. El hombre que perdió la vida, Richard Bowes Mannington, de 68 años de edad, fue brutalmente golpeado la noche de ayer, cuando intentaba apagar un incendio provocado por alborotadores en dos contenedores industriales localizados en el barrio de Ealing, cerca del centro comercial Arcadia. Durante el ataque, Richard Bowes sufrió lesiones en la cabeza, por lo que fue trasladado al hospital para su asistencia médica. Luego de permanecer varias horas en estado de coma, finalmente falleció este viernes. La muerte de Bowes fue calificada por los investigadores británicos como un asesinato. En tanto, la policía británica señaló que ya tienen identificado a uno de los sospechosos del ataque, luego de haber revisado las imágenes grabadas en una de las cámaras de seguridad cercanas al hecho. “Fue un brutal incidente que ha resultado con la estúpida muerte de un hombre inocente”, manifestó indignado el jefe de Policía Metropolitana, John McFarlane, quien pidió la colaboración de posibles testigos de la agresión para esclarecer el caso. Con la muerte de Bowes suman ya seis las víctimas mortales en los disturbios que iniciaron el pasado sábado 6, tras la muerte de Mark Duggan, en Tottemham, a manos de policías. La segunda víctima fue un hombre de 26 años que fue baleado en su automóvil el martes 9, durante los incidentes violentos en el barrio de Croydon, en Londres. Un día después, tres hombres británicos de origen paquistaní fueron atropellados mientras trataban de proteger su comunidad en Birmingham. Tres personas han sido detenidas por el asesinato. Además de las víctimas mortales, se contabilizan por cientos los heridos, entre ellos varios policías. Luego de que el gobierno de David Cameron ordenó reforzar con 10 mil policías a los seis mil elementos que fueron desplegados en Londres, mil 51 personas han sido detenidas sólo en esa ciudad, y casi a la mitad de ellas se le imputan cargos por desórdenes públicos y saqueos, de acuerdo con los últimos datos de Scotland Yard. En todo Inglaterra, el número de arrestos asciende a mil 500. Tim Gowdin, máxima autoridad responsable de Scotland Yard, defendió hoy a la policía británica de las críticas que recibió ayer en el Parlamento, por su actuación en los primeros disturbios que se registraron el sábado 6. En aparente alusión a las declaraciones de Cameron, quien un día antes manifestó que la policía se había equivocado al tratar los disturbios, Gowdin dijo que los comentarios negativos hacia la policía provenían de personas que no estaban allí, en Londres, el día de los disturbios. Y, en efecto, el premier británico se encontraba de vacaciones en Italia. El jefe de Scotland Yard afirmó que los policías tuvieron que tomas decisiones “valientes” en situaciones “muy complicadas”, por lo que Londres, subrayó, “debería sentirse muy orgullosa” de la intervención policial frente a una ola de violencia sin precedentes, en la que han muerto seis personas y más de mil 500 han sido detenidas. ‘Niñas bien’ participaron en los saqueos Entre las detenciones destacan las de dos niños de sólo 11 años de edad e hijos de familias de clase media. Políticos y analistas han atribuido la ola de disturbios a los recortes en gasto social que han afectado a las clases más desfavorecidas. Sin embargo, dos casos de personas que son figuras prominentes en Londres han sorprendido a la comunidad británica e internacional tras su participación en los saqueos. El primer caso es el de Chelsea Ives, de 18 años, embajadora de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Descrita por sus familiares como “una deportista con talento”, la joven está acusada de liderar un ataque contra tiendas de telefonía móvil en Londres. Las cámaras de la BBC la captaron en el momento que lanzaba ladrillos contra un coche de la policía y luego saqueaba las tiendas de Vodafone y Phones4You durante los disturbios en Enfield, un barrio del norte de Londres. Chelsea negó los cargos, pero fue su propia madre, Adrienne, de 47 años, quien la reconoció en la televisión y la llevó a la comisaría de la policía. “Difícil decisión, pero hice lo que tenía que hacer”, dijo la avergonzada madre. Según el diario español ABC, como embajadora de las Olimpiadas, Chelsea ha tenido la oportunidad de encontrarse con el alcalde de Londres, Boris Johnson, ha visitado la Cámara de los Comunes y se ha entrevistado con el jefe del comité olímpico, Sebastián Coe. El próximo 17 de agosto, la joven comparecerá ante la corte de Highbury. El otro caso es el de Laura Johnson, de 19 años, hija de un millonario, quien ayudó a saqueadores a llevarse diversos artículos de las tiendas en su coche. La joven conducía su vehículo con el maletero repleto de televisores, teléfonos móviles, tabaco y alcohol, con un valor de cinco mil libras. Según el diario británico The Times, la casa donde vive la joven está valorada en un millón de libras y tiene pista de tenis. Sus amigos la describen como “educada, popular y hasta un poco inocente”. Fue detenida con dos amigos en el sur de Londres.

Comentarios