Chocan policías y opositores a la visita papal en la Plaza del Sol

miércoles, 17 de agosto de 2011
MADRID (apro).- La policía española dispersó con violencia la multitudinaria manifestación que se concentró en la Plaza del Sol para protestar por el derroche de recursos utilizados en los preparativos de la visita del Papa Benedicto XVI, quien mañana participará en esta ciudad en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Según los medios españoles, el saldo preliminar del desalojo fue de seis manifestantes detenidos y dos policías heridos. La “limpia” de manifestantes y de peregrinos apostados en la Plaza del Sol se registró la víspera de la llegada de Benedicto XVI a la capital española. Antes de que irrumpiera la policía, los opositores a la visita del Papa coparon la Plaza del Sol con gritos y consignas, la más utilizada “De mis impuestos, al Papa cero. Por un Estado laico”. También portaron pancartas en las que escribieron frases como las siguientes: que la próxima JMJ fuera en Somalia y que con el Papamóvil, el Pontífice “se vaya al cuerno… de África”. La masiva manifestación que repudió el uso de dinero de las arcas públicas (más de 50 millones de euros) en la visita papal, salió de la madrileña Plaza Tirso de Molina, recorrió las principales calles del centro de la ciudad hasta la Puerta del Sol. Una vez que la cabecera de la marcha había dado por finalizada la protestas, nuevos grupos de la retaguardia llegaron al que ha sido el enclave de los indignados del movimiento 15-M. En el sitio se registró un primer momento de tensión, debido a que en la Puerta del Sol permanecían grupos de peregrinos de la JMJ, los que también lanzaron consignas a favor del Papa, mientras los manifestantes repudiaban el “clericalismo agresivo” de la curia española y el uso de dinero de las arcas públicas para un evento evangélico. Las tensiones iniciaron desde el arribo del primer contingente. Francisco Delgado, presidente de Europa Laica, una de las entidades organizadoras de la marcha, aseguró a la agencia Europa Press que habían reunido a unos 20 ó 30 mil manifestantes. Poco más de una hora después de comenzar la concentración en Sol, los equipos antimotines de la Policía Nacional comenzaron a cargar con macanas contra los manifestantes que se concentraron en dicho sitio. Por la noche, aunque la Puerta del Sol permanece desalojada y fueron instalados cordones policiales en todas las calles aledañas, éstas se encuentran abarrotadas y cercadas por manifestantes que siguen coreando consignas como “Ni Dios, ni Dios, ni Dios nos representa”, reprochan el “clericalismo agresivo” de Benedicto XVI y exigen que sean los católicos y no todo el pueblo el que financie el viaje papal. Francisco Delgado de Europa Laica añadió a la referida agencia de noticias que a las 21:30 horas dieron por finalizada la protesta, como habían acordado con la Delegación de Gobierno, pero la falta de agentes policiales había provocado que la columna de manifestantes se cortara en dos, por lo cual, el segundo contingente en llegar fue reprimido. La policía exigió a los jóvenes que defendían la JMJ que desalojaran el sitio para permitir que la marcha antipapa siguiera su curso, no obstante, los insultos entre ambos contingentes permanecían en el lugar, permitieron que prevaleciera los insultos. “Benedicto”, gritaban los peregrinos. Y los manifestantes coreaban: “…es un nazi”. Uno de los contingentes que protestaban protagonizó otro momento de tensión en la calle Alcalá, esquina Sevilla, lo que dificultó el transcurso de la marcha, en medio de insultos. La cabecera de la marcha contraria a la visita papal era encabezada por un vehículo que parodiaba a la jerarquía católica. Las proclamas subían de tono: “¡Yo soy pecador, pecador pecador!”. Un hombre fue detenido tras el enfrentamiento acusado de lanzar una botella a los policías, el cual, según medios españoles citando a fuentes policiales, tiene antecedentes policiales. Todavía por la noche, los roces entre los manifestantes y la policía. Los primeros levantan las manos y las agitan al aire, como lo hacen en las asambleas del 15-M, y gritan consignas de “asesinos” contra los cuerpos de seguridad. En la megafonía del metro de Madrid se anuncia que la Estación del Sol se encuentra cerrada y no están haciendo paradas los vagones en ese punto. La manifestación que encabezó Europa Laica está integrado por 140 organizaciones, entre cristianos de base, gays, laicos, ateos e “indignados” del movimiento 15-M. Aunque el movimiento 15-M no se sumó formalmente, infinidad de grupos de las asambleas de barrios de este movimiento se sumaron a la marcha y en su portal se retransmitieron escenas de la manifestación. Cabe recordar que la autoridad regional de Madrid, encabezada por Esperanza Aguirre, había reprochado al gobierno central que permitiera la manifestación “antipapa”, la cual no fue convocada en esos términos, pues sólo repudian el uso de dinero de las arcas públicas. Aguirre y sus funcionarios consideraron que eran “conductas organizadas de ofensa y vejación de los sentimientos religiosos de los peregrinos”. Ana Botella, concejal de Medio Ambiente del ayuntamiento y esposa del expresidente José María Aznar, consideró la protesta “antipapa” como una “provocación” El portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José Antonio Martínez Camino llamó “parásitos” a los manifestantes.

Comentarios