Promulga Obama ley que evita catástrofe económica mundial

martes, 2 de agosto de 2011
WASHINGTON, D.C. (apro).- Luego de que la Cámara de Senadores aprobó con 74 votos a favor y 26 en contra la legislación para aumentar el tope de la deuda externa de Estados Unidos, el presidente Barack Obama promulgó la ley que evita la moratoria económica del país y un caos en el mundo financiero. En un breve comunicado, además de la difusión de la fotografía al momento que Obama estampó su firma en la legislación, la Casa Blanca subrayó que, con la nueva ley, estarán a disposición del Departamento del Tesoro 900 mil millones de dólares para cubrir las primeras responsabilidades de pago respecto de la deuda. “El Congreso ya aprobó un compromiso para reducir el déficit y evitar la moratoria que hubiera devastado a nuestra economía”, declaró Obama en el Jardin de las Rosas de la Casa Blanca, minutos después de que se aprobó la medida en el Senado. “Fue un contencioso y largo debate”, destacó el presidente de Estados Unidos. Y agregó: “Quiero agradecer al pueblo estadunidense por mantener la presión sobre sus funcionaros públicos, para dejar a un lado la política y trabajar juntos por el bienestar del país”. La aprobación de la legislación en el Senado no fue sorpresa ni nada esperado, tomando en cuenta que el proyecto de ley ya había superado el lunes la prueba más difícil, cuando fue aprobado en la Cámara de Representantes. La ley promulgada por el presidente Obama destina un aumento del tope de la deuda externa de unos 2.1 billones de dólares para los próximos 10 años. La segunda fase de la ley, luego de poner a disponibilidad del Departamento del Tesoro los 900 mil millones de dólares, es reducir el déficit federal en aproximadamente 1.2 billones de dólares más, por medio de recortes a los gastos federales. Para ello, a finales del próximo mes de noviembre, el Súper Comité –integrado por seis demócratas y seis republicanos de las cámaras de Senadores y Representantes– se reunirá para proponer los ajustes que se tienen que hacer a los gastos federales, o bien el aumento que se impondrá a la tasa tributaria de las grandes empresas o personas que ganen más de 250 mil dólares al año. De acuerdo con el presidente Obama, el ajuste al déficit no sólo se debe concentrar en hacer recortes a los gastos federales, sino que debe ser una medida equilibrada y objetiva, por lo que encomió al Súper Comité a canalizar muy bien sus propuestas, que también tendrán que ser sometidas al escrutinio y determinación del Congreso federal. “Esto significa que se tendrán que hacer algunos ajustes para proteger programas sociales, como el sistema de servicios de salud y medicare, para beneficio de las futuras generaciones”, añadió el presidente de Estados Unidos. La nueva ley no establece, por intervención y pedido de los republicanos, un mandato de elevación de impuestos, ya que esa facultad de propuesta se la deja al Súper Comité. Y la Casa Blanca insiste que con una deuda externa de 14.3 billones de dólares, a la que se integrarán los 2.1 billones de dólares aprobados, el país no puede darse el lujo de retener subsidios tributarios que benefician a los ricos y las grandes empresas, los cuales fueron aprobados y promulgados por el expresidente George W. Bush. La realidad económica y de la deuda de Estados Unidos “requiere de una reforma tributaria para que los estadunidenses más ricos y las grandes corporaciones paguen lo que justamente les corresponde. Y eso significa la eliminación de los subsidios a las compañías para que adquieran combustibles y gas, y tapar los huecos que ayudan a los millonarios a pagar menos impuestos que maestros o enfermeras”, subrayó el presidente Obama. Con la promulgación de la ley se puso punto final a la crisis política de Washington, respecto de la posible moratoria de deuda. Este viernes, el Congreso federal sale cinco semanas de vacaciones veraniegas, mientras que Obama saldrá el miércoles a la ciudad de Chicago, donde celebrará, junto a su familia, amigos y donantes para su campaña de reelección, su cumpleaños número 49.

Comentarios