El derrame de crudo en el mar del norte

viernes, 26 de agosto de 2011
LONDRES, (apro).- A más de un año de la catástrofe medioambiental provocada por el derrame de petróleo en el Golfo de México, el Mar del Norte enfrentó un peligro considerable por el vertido de cientos de toneladas de crudo que, según grupos ambientalistas, puso en riesgo a la fauna marina y la población de aves de la rica región en el norte de Europa. El gigante petrolero anglo-holandés Shell, del que la reina Isabel II de Inglaterra es una poderosa accionista, identificó el pasado martes 16 de agosto una segunda falla en su plataforma Gannet Alpha, a 180 kilómetros de Aberdeen (Escocia), por la cual se escaparon aproximadamente dos barriles de crudo al día. El pasado lunes 15, la compañía con sede en Londres y Ámsterdam, había logrado bloquear una primera grieta por la cual se perdieron 216 toneladas de crudo, equivalentes a mil 300 barriles. En total se habrían derramado al mar más de 250 toneladas de petróleo, aunque los cálculos finales seguían elaborándose. Según un vocero de la multinacional, la segunda falla se encontró en una válvula cercana a la pérdida original. La empresa tardó una semana en resolver el problema que de todos modos tuvo consecuencias para el medioambiente local. Glen Cayley, director técnico del área de exploración y actividades de producción de Shell en Europa, afirmó que la infraestructura submarina de la plataforma "es muy compleja" y agregó que se demoraron las tareas para frenar el vertido, debido a que la grieta "se encontraba cerca de un sitio de muchas plantas acuáticas". La pérdida fue notada desde un helicóptero y su máxima extensión alcanzó casi 30 kilómetros. El Ministerio británico de Energía y contra el Cambio Climático declaró tras lo ocurrido que el derrame "fue sustancial", aunque aclaró que debería dispersarse de forma natural en las próximas semanas y meses. Según sus datos, la fuga equivale al cuádruple de la cantidad de petróleo derramada accidentalmente cada año durante los últimos diez años, es decir unas 50 toneladas. Por ello no parece tan grave como el último incidente registrado en estos mares en 1993, cuando el petrolero liberiano "Braer" chocó con las rocas de Sumburgh Head, en las islas Shetland, volcando al mar 85 mil toneladas de petróleo. Sin embargo, los ambientalistas manifestaron preocupación, sobre todo a la luz de los planes de Shell de extender sus operaciones en el Ártico. Richard Dixon, vocero de WWF Scotland, afirmó a la BBC que la pérdida "realmente hace pensar cuál es la capacidad de la industria petrolera de remediar los desastres, si este incidente por ejemplo hubiera sido más grave o se hubiera producido en las aguas más difíciles del Artico". En ese sentido, Vicky Wyatt, del grupo ambientalista Greenpeace, se hizo eco: "Shell está finalizando sus planes para expandirse en el frágil Artico, donde las pérdidas de petróleo son casi imposibles de limpiar, y por lo tanto tiene importantes preguntas que responder". "Entretanto el gobierno debería dejar de garantizar masivas licencias de extracción de petróleo al oeste de las Shetland", agregó. Wyatt también criticó la falta de informaciones creíbles sobre la fuga. "El petróleo corre, pero las informaciones puntuales no. La pérdida original, ahora calificada como grave, fue el miércoles, pero la noticia no se dio a conocer durante 48 horas y ahora sabemos de la segunda pérdida". Por su parte, el grupo Sociedad Real de Protección de Aves (RSPB, en sus siglas en inglés) dijo que la petrolera anglo-holandesa debe informar claramente cuánto petróleo se ha derramado al mar "para que se actúe de manera acorde con la situación. "Nos preocupa el bienestar de las aves marinas que dependen en esta época del año de los alimentos que obtienen del mar. Sabemos que cualquier tipo de vertido de petróleo puede tener un impacto devastador en la vida marina", dijo un vocero de RSPB. Cayley se disculpó, subrayando que las condiciones del mar están dispersando el petróleo naturalmente y por ahora no hay daños a la población de aves marinas. "Shell lamenta mucho esta pérdida. Trabajamos duramente para asegurarnos la protección del ambiente", dijo. A principios de este mes, se conoció un informe de la ONU que critica a Shell y al gobierno de Nigeria por haber causado a lo largo de 50 años contaminación con petróleo en la zona del delta del Níger, que requeriría una operación de años de limpieza, con un costo estimado en mil millones de dólares. La plataforma Gannet, que Shell comparte con la petrolera Esso, produjo unos 13 mil 500 barriles de crudo por día entre enero y abril de este año. Shell es una de las mayores multinacionales del mundo, y una de las cuatro más grandes del sector petrolífero junto con BP, ExxonMobil y Total. En 2009 la revista Fortune la clasificó como la empresa con mayor caudal monetario del mundo. Y en la edición del 2011, quedó en segundo lugar justo después de Walmart. Además de ser una de las petroleras más ricas, es también una de las que mayor número de imputaciones y escándalos posee a nivel internacional. En Bolivia, Royal Dutch Shell participó en la Guerra del Chaco, ya que una de las causas para esta guerra fueron las supuestas riquezas petroleras en el Chaco Boliviano, en tanto que en Brasil, la multinacional anglo-holandesa y la empresa brasileña de etanol Cosan se han unido en otra compañía llamada Raizen, valorada en 12.000 millones de dólares, para producir etanol y venderlo como biocombustible. Cosan está comprando caña de azúcar cultivada en territorio guaraní que ocupado por un terrateniente que ha sido acusado de amenazar de muerte a sus oponentes. Survival International ha instado a Shell y a Cosan a que dejen de usar caña de azúcar cultivada en territorio guaraní. Además, en los años 80 Shell llevó a cabo exploraciones petrolíferas en el sureste de Perú, una zona aislada de selva virgen donde vivían pueblos indígenas no contactados. En Argentina, el 15 de enero de 1999, un barco de Shell derramó petróleo en el Río de la Plata, el cual luego impactó en la costa y contaminó las napas de agua dulce, la flora y la fauna. Ese vertido está considerado el mayor en agua dulce en la historia mundial de derrames de petróleo, con más de 5.400.000 litros de petróleo en el agua dulce del Río de la Plata. En Costa Rica, la explosión de una gasolinera Shell en Escazú, el 28 de octubre de 2006, costó la vida a dos niños de 5 y 13 años. Los hechos en el Mar del Norte ocurren 16 meses después de la catástrofe en la plataforma Deepwater Horizon, de la multinacional BP, que se hundió el 22 de abril de 2010 como resultado de una explosión que había tenido lugar dos días antes, provocando uno de los más importantes derrames de petróleo. El vertido incontrolado de crudo, mezclado con una pequeña parte de metano, se provocó por la dificultad de sellar varias fugas en las tuberías del fondo marino. En total se estimó que se derramaron al Golfo de México entre 680 y 11.600 toneladas diarias. Desde el inicio del derrame hasta el 15 de junio de 2010 (55 días) las cifras del derrame acumuladas alcanzaron los 780 millones de litros. La catástrofe del Deepwater Horizon fue junto a Exxon Valdez el 15 de junio de 2010 uno de los mayores derrames de petróleo de la historia. En ese incidente, los daños al ecosistema fueron enormes. Debido a la posición de la plataforma en el golfo de México, compartido por Estados Unidos, Cuba y el propio México, el daño se extendió por una zona extremadamente amplia, incluyendo las marismas de la desembocadura y el delta del Mississippi, con la aparición de tortugas, delfines y varias especies de aves marinas muertas o atontadas. También se vieron afectados los frágiles ecosistemas de pantanos, con una variada población animal y vegetal que se vieron perjudicados, principalmente especies como el manatí siendo las más afectadas. El vertido del Golfo de México afectó a más de 944 kilómetros de litoral, incluyendo sólo en Estados Unidos a los estados de Luisiana (540 km. de litoral), Misisipi (180 km.), Florida (114 km.) y Alabama (110 km.). A poco más de un año de esa catástrofe, el vertido en el Mar del Norte deja en claro el serio peligro que esto conlleva para el frágil ecosistema marítimo y avícola de la región.

Comentarios