"No habrá rendición, no somos mujeres", reta Gadafi a rebeldes

jueves, 1 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).-  El líder de Libia, Muamar El Gadafi, cuya ubicación es un misterio, afirmó que no se rendirá y continuará su lucha contra las fuerzas aliadas que pretenden derrocar a su régimen. “No nos entregaremos otra vez, no somos mujeres, continuaremos luchando”, dijo Gadafi a través de un mensaje de audio difundido en la televisión por satélite de Siria, Al Rai. Después de la toma de Trípoli este es el cuarto discurso de Gadafi transmitido a través de medios de información. Los dos últimos han sido transmitidos por la cadena de televisión siria. En su más reciente mensaje, que fue interrumpido de manera súbita y sin previo aviso, el dictador libio acusó a los rebeldes de utilizar mercenarios en la batalla y llamó a las tribus a que “arda Libia” y que continúen con su lucha “aunque no oigáis mi voz”. Gadafi afirmó que todas las tribus libias, principalmente las de Sirte y Bani Walid –dos regiones aún en manos de gadafistas– están armadas y “no podrán ser sometidas. Antes de que se interrumpiera la señal, les pidió que continúen la “lucha dura y violenta y tiendan emboscadas a los agentes” rebeldes. El pasado 25 de agosto, en una intervención también difundida por Al Rai, Gadafi instó a sus seguidores que combatieran a los rebeldes para liberar Trípoli, que finalmente fue sometida por los insurgentes con ayuda de las fuerzas extranjeras. En tanto, el Consejo Nacional de Transición (CNT), órgano de dirección de los rebeldes, amplió una semana más el plazo que había fijado para que las fuerzas leales a Gadafi que permanecen en Sirte se rindieran este sábado. Un oficial rebelde que se identificó como Hamza, dijo desde Bengasi que recibió la orden del presidente del CNT, Mustafá Abdel Jalil, aunque éste no hizo el anuncio oficial. El oficial rebelde dijo desconocer el motivo de la decisión y afirmó que el ambiente en Sirte, ciudad natal de Gadafi, es tranquilo. Se presume que el aplazamiento está relacionado con las declaraciones el martes 29 de agosto de Ahmad Omar Bani, portavoz , militar de los rebeldes, quien afirmó que se llevaban a cabo negociaciones para la rendición de la ciudad, situada unos 400 kilómetros al oeste de Trípoli. Ese mismo día, Abdel Jalil fijó el plazo para que a más tardar el sábado 2 de septiembre todas las ciudades leales a Gadafi, incluida Sirte, se rindieran de manera pacífica o, de lo contrario, recurrirían a la fuerza militar. Por otra parte, el gobierno de Rusia, que se opuso desde el principio a la intervención extranjera en Libia en el Consejo de Seguridad de la ONU, reconoció hoy al CNT como la autoridad legítima de Libia y expresó su interés por el programa de la organización. “Rusia reconoce el Consejo Nacional de Transición como autoridad en Libia y toma nota de su programa de reformas, que aboga por el desarrollo de una nueva Constitución, la celebración de elecciones generales y la formación de un gobierno”, dijo la cancillería a través de un comunicado. El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso puso énfasis en apoyar la reconstrucción de Libia, a semana y media de que los rebeldes libios entraron a Trípoli, reportó la agencia rusa de noticias RIA Novosti. Por la tarde de este jueves, el grupo de Contacto sobre Libia, en el que participan los países miembros de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), la Organización de las Naciones Unidas (ONU), así como líderes de la Unión Africana y los países árabes, se reunió en París  y acordó liberar 15 mil millones de dólares de los bienes congelados a Gadafi. “El dinero desviado por (el coronel) Gadafi y por su entorno debe volver a los libios. Todos nos hemos comprometido a desbloquear el dinero de la Libia del pasado para financiar el futuro de la Libia de la actualidad”, indicó el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, en conferencia de prensa. En una declaración conjunta, los países miembros del grupo de contacto justifican la entrega de los recursos “para permitir a las autoridades libias (el CNT) afrontar las necesidades de la población y emprender sin más tardar el esfuerzo de reconstruir el país”. El Consejo de Seguridad de la ONU ordenó el febrero y marzo, congelar los bienes de Gadafi y 21 miembros de su familia y personajes de su círculo cercano de colaboradores. Parte de esos recursos son los que los países aliados entregarán al gobierno rebelde encabezado por Mustafá Abdel Jalil. Los activos del régimen de Muamar Gadafi en bancos extranjeros son estimados en 50 mil millones de dólares. Hasta ahora habían sido descongelados mil 500 millones de dólares. “Las autoridades libias han subrayado el compromiso del CNT de vigilar que esos bienes sean utilizados en nombre del pueblo libio de una manera transparente y comprobable”, señala la declaración conjunta. Por su parte, David Cameron, primer ministro británico, quien también participó en la rueda de prensa, sostuvo que “los libios han demostrado tener el coraje para afrontar la escasez de suministros”, por lo que deben darles los bienes que les pertenecen, “porque no nos podemos permitir que la primavera árabe dé paso a un invierno de frustración”, dijo. Los líderes extranjeros aprovecharon para responder a las declaraciones vertidas hoy por Gadafi, mediante las que afirmó que seguirá luchando y no se rendirá. “Los ataques de la OTAN continuarán mientras Gadafi y sus seguidores sean una amenaza para Libia”, afirmó Camerón, quiene estuvo acompañado en la rueda de prensa por Sarkozy y el secretario general de la Alianza Atlántica, Anders Fogh Rasmussen. “La OTAN y sus aliados continuarán sus operaciones (...) el tiempo que sea necesario para proteger la vida de los civiles”, afirmó el ministro británico. Por su parte, la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton, afirmó que “las nuevas autoridades libias tienen que seguir luchando contra el extremismo violento y garantizar que los depósitos de armas de Gadafi no sean una amenaza para los vecinos de Libia y el mundo”. El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, sostuvo que “el desafío inmediato es de orden humanitario” y propuso el rápido envío de una misión de la ONU a Libia para atender las emergencias. Durante la conferencia se anunció el reconocimiento de Rusia hacia el CNT como “autoridad en el poder” mientras que China admitió el “papel considerable” de esa instancia en la reconstrucción libia. Al igual que Rusia, China se opuso siempre a la incursión militar a cargo de la OTAN en Libia. En tanto, Argelia, que en días pasados reconoció que dio asilo político a varios familiares de Gadafi, indicó que reconocerá al CNT cuando se forme un gobierno “representativo de todas las regiones del país”. Sudáfrica, Arabia Saudita y Nigeria no asistieron al cónclave de París del grupo de contacto al que Sarkozy anunció que ahora llamarán “Grupo de Amigos de Libia”.

Comentarios