Con Nueva York blindada, recuerda EU a víctimas de ataques

domingo, 11 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Bajo estrictas medidas de seguridad, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el expresidente, George W. Bush participaron, junto a las autoridades de Nueva York, los familiares de las víctimas y otros invitados especiales, de las conmemoraciones del décimo aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Durante 60 segundos en la “zona cero” se recordó el momento exacto del impacto del primer avión contra la Torre Norte, en un aniversario en el que se recuerda a las víctimas y al que asistrió por primera vez el presidente de Estados Unidos. La ceremonia, que comenzó con el himno estadunidense interpretado por el coro de Brooklyn, tuvo lugar por primera vez desde el interior de la “zona cero”, donde se construyó un parque en memoria de las casi 3 mil personas que perdieron la vida el 11-S y que también se inaugura hoy oficialmente. “Diez años han pasado desde aquel día de azul cristalino y, desde entonces, hemos vivido en parte en la luz y en la sombra”, dijo el alcalde de la Gran Manzana, Michael Bloomberg, quien introdujo con sus palabras el primer minuto de silencio de la ceremonia, “una oportunidad para honrar y recordar”. Ceremonia en la Gran Manzana El evento se desarrolló en la “zona cero” de Nueva York, donde se encontraban las Torres Gemelas del Centro Mundial de Comercio. Tras el primer minuto de silencio, el presidente Obama leyó un pasaje de la Biblia que habla de la fortaleza de Dios como refugio y fuerza. Después del segundo momento de silencio, el expresidente George W. Bush leyó una carta del presidente Lincoln a una madre cuyos cinco hijos murieron en la guerra civil estadunidense. Por su parte, familiares leyeron los nombres de las víctimas del 11 de septiembre. Tras la ceremonia oficial, el sitio fue abierto a los familiares de las víctimas de los ataques, que por primera vez ven el memorial construido donde se erigían las Torres Gemelas. Muchos de los familiares simplemente apoyaron sus manos sobre los nombres de sus seres queridos y dejaron sus oraciones, en silencio. El presidente Obama, acompañado por el expresidente Bush y sus esposas, Michelle Obama y Laura Bush, rindieron tributo a las víctimas frente al monumento. El memorial está compuesto por dos piscinas por donde corre agua constantemente y están rodeadas por un bosque de robles. Los nombres de las casi 3 mil víctimas del Centro Mundial de Comercio se encuentran inscritos en el memorial. Silencio por las víctimas A las 8:46 de la mañana, en la “zona cero” se hizo un minuto de silencio, coincidiendo con el momento cuando el vuelo 11 de American Airlines, secuestrado hace 10 años, se estrelló contra la Torre Norte del Centro Mundial de Comercio. Posteriormente habló el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg y el presidente Barack Obama realizó una lectura, tras lo cual se llevó a cabo una emotiva lectura de los nombres de quienes perecieron en la tragedia. A las 9:03 se hizo otro minuto de silencio en la zona cero, en coincidencia con el momento en que el vuelo 175 de United, secuestrado por los terroristas, se estrelló contra la Torre Sur. Después habló el expresidente George W. Bush, quien recibió un cálido aplauso del público. También se realizó un minuto de silencio en la “zona cero” a las 9:37 de la mañana en recuerdo del ataque al Pentágono, y otros se llevaron a cabo a las 9:59 en recuerdo de la caída de la Torre Sur, a las 10:03 en recuerdo del vuelo 93 de United secuestrado por los terroristas que cayó en Shanksville, Pensilvania. A las 10:28 se recordó la caída de la Torre Norte. Posteriormente, Obama viajó a Pensilvania donde rindió homenaje a las víctimas del vuelo 93 de United Airlines. Intensifican la vigilancia Según informó la Casa Blanca, Obama ordenó a su equipo de seguridad nacional “buscar vigorosamente” toda la información de inteligencia sobre lo que los funcionarios describen como una amenaza de atentado con bomba creíble. Subrayó que el país “no debe relajar” la seguridad en las próximas semanas. El mandatario “desea mantenerse completamente informado sobre los acontecimientos relacionados con la reciente información de la amenaza, y pidió ser actualizado regularmente sobre los preparativos de seguridad”, añadió. Los datos “creíbles pero aún no confirmados” de que podría producirse un atentado con un coche-bomba durante la jornada de hoy, convirtieron inmediatamente a Nueva York en una ciudad blindada. La “alerta máxima” se reflejó en el famoso puente de Brooklyn, donde todos los vehículos sospechosos eran detenidos y revisados en forma meticulosa. Mientras que alrededor de la “zona cero”, donde se hallaba el World Trade Center, la policía colocó puntos de control en los que revisaba a toda aquella persona que quisiera entrar a ese sector de la ciudad. Mientras tanto, y en medio del aparatoso despliegue de seguridad, las autoridades neoyorquinas informaron que habían detenido a un ciudadano albanés por sus supuestos vínculos con la planificación de un ataque terrorista. Según afirmaron los diarios The Wall Street Journal y The New York Times, el sospechoso de 27 años respaldó económicamente a organizaciones islámicas fundamentalistas de Pakistán. Y cuando allanaron su vivienda encontraron escrituras que decían que “había llegado la hora de los mártires”. El viernes trascendió que la información sobre el posible atentado provino de Pakistán. Un informante, cuya nacionalidad no fue dada a conocer, le dijo a un agente de los servicios de inteligencia que dos ciudadanos estadunidenses de origen árabe habían partido desde Afganistán. Y que después de haber hecho escala en uno o dos países, llegaron a EU la semana pasada. Pero como si esto fuera poco, de acuerdo a la versión del “Garganta Profunda”, además hay una tercera persona que participó en el supuesto complot, pero esta última viajó a Europa y no a Norteamérica. Entre los documentos que fueron encontrados en la casa donde las fuerzas especiales estadunidenses mataron a Bin Laden en Pakistán, había uno que mencionaba la posibilidad de un atentado en el aniversario del 11 de septiembre. En este sentido la secretaria de Estado, Hillary Clinton, admitió el viernes por la tarde que ya sabían que detrás del complot estaba Al Qaeda.

Comentarios