Lanza Interpol "alerta roja" contra Gadafi

viernes, 9 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- La Interpol emitió un “aviso rojo” para detener al líder libio Muamar El Gadafi, su hijo Saif al Islam y su jefe de Inteligencia, Abdulá al Senussi, mientras que los rebeldes atacan la ciudad de Bani Walid, uno de los últimos reductos del régimen libio. El aviso fue solicitado el jueves pasado por la Corte Penal Internacional (CPI), que acusa a Gadafi su hijo y Senussi de posibles crímenes contra la humanidad. La Interpol, con sede en Francia, refirió que esta medida es el primer paso para el reconocimiento formal del Consejo Nacional de Transición como gobernante legítimo de Libia y que encabeza Mustafá Abdel Jalil, quien fuera ministro de Justicia de Gadafi. La noticia se produce cuando los rebeldes cercan la ciudad de Bani Walid, que se mantiene fiel al dictador libio y ha iniciado los ataques contra los rebeldes antes de que venciera el plazo que les habían fijado para rendirse y que vencía este sábado 10. Abdurahman El Kazmi, comandante rebelde del CNT en la zona, aseguró que Bani Walid será liberada y “no importa lo que cueste”, mientras que algunos residentes que han decidido huir de la ciudad aseguran que sus defensores intimidan a la población. El pasado jueves 8 Gadafi difundió un nuevo mensaje de audio por un canal de televisión aliado, en el que instó a sus seguidores a resistir y combatir a “las ratas”, como llama a los rebeldes. Los simpatizantes de Bani Walid lo obedecieron al lanzar misiles Grad contra posiciones del CNT que ya controla la mayor parte de Libia y gobierna de forma interina desde Trípoli. Abdulá Kenshil, quien fungía como negociador con los leales a Gadafi dijo que los rebeldes combatieron a francotiradores apostados en casas en el poblado de Bani Walid y las colinas que dan hacia él. El líder rebelde dijo que el ataque de este viernes fue provocado por fuerzas de Gadafi que les lanzaron cohetes desde el interior de Bani Walid. “Nos obligaron a hacer esto, y fue en defensa propia”, señaló. Comentó que en el combate, abatieron a tres personas leales a Gadafi, tres más resultaron heridos y capturaron a siete, mientras que del lado rebelde murió uno y cuatro resultaron lesionados. Kenishil dijo que creen que hay unos 600 partidarios de Gadafi dentro y en los alrededores de Bani Walid. “Los francotiradores están desperdigados por las colinas y los insurgentes quieren perseguirlos. Hay una lucha cuerpo a cuerpo. La población tiene miedo, así que tenemos que ir y proteger a los civiles”, comentó. En tanto, un nuevo grupo de altos cargos del régimen de Muamar Gadafi, entre los que se encuentra el general de su guardia Alí Kana, llegó a Níger, unos días después de que hiciera lo propio otro convoy en el que se encontraba el jefe de las brigadas de seguridad de Gadafi, Mansur Dhao.

Comentarios