Libres, empleados de Hank Rhon que reclamaban aves exóticas

miércoles, 18 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Los cuatro empleados del empresario Jorge Hank Rhon, detenidos el pasado domingo 15 cuando pretendían recoger 23 aves exóticas en el Aeropuerto Internacional de Tijuana, Baja California, obtuvieron su libertad bajo fianza, aunque el proceso penal en su contra continuará abierto. De acuerdo con la Procuraduría General de la República (PGR), el caso de Sergio Iván Parra Vite, Raúl Eliseo Ortiz, Luis Enrique Briceño y Óscar Gómez Islas –este último identificado como agente de la Sección Comercial de la Policía Municipal– sigue su curso, debido a que un juez consideró que hay elementos suficientes para presumir la comisión de un delito. La dependencia detalló que los empleados de Grupo Caliente, propiedad de Hank Rhon, enfrentan cargos por violación al Artículo 420 del Código Penal Federal, delitos contra el Ambiente y la Gestión Ambiental, y de la Biodiversidad. Según datos de la Policía Federal (PF), las aves confiscadas el pasado domingo 15 a los cuatro escoltas llegaron a Tijuana presuntamente en un vuelo privado (en la aeronave G11-59, con la matrícula N25OMS) donde viajaba la familia Hank Rhon, que ese día arribó de la ciudad de Toluca, Estado de México. Un documento al que tuvo acceso el diario bajacaliforniano El Mexicano señala que el capitán segundo de Infantería, Fernando Rodríguez Quiroz, informó a los elementos de la Policía Federal “tener datos de que dichas aves procedían de la ciudad de Toluca, Estado de México, en un vuelo privado, sin dar más datos”. Esa autoridad militar pidió la intervención de los federales en el área de Aviación General alrededor de las 20:00 horas del domingo pasado, donde estaban los empleados de la empresa propiedad del exalcalde tijuanense. El agente de la sección Comercial de la Policía Municipal, Oscar Gómez Islas, comentó a los federales que iba a recoger las aves e iba acompañado por Raúl Ortiz Elisea, Luis Enrique León Briseño y Sergio Iván Parra Vite, quienes les explicaron “no traer consigo ningún documento de dichas aves”. Según el reporte preliminar eran 23 aves, de las cuales 18 estaban en 12 cajas, mientras que en las otras había cuatro tucanes y un halcón. No obstante, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) manifestó que las aves confiscadas fueron 24, pero una de ellas murió. En el expediente AP/PGR/BC/TIJ/124/12-M-XI, el perito detalló que se trata de “17 aves canora y de ornato vivas de diferentes especies contenidas en jaulas dentro de cajas de cartón como embalaje y un ave de nombre común ‘cardenal’ que se encontró muerta dentro de una jaula contenida en una caja de cartón como embalaje”. Además, había cinco tucanes vivos que viajaban dentro de una caja de madera como embalaje, misma que tenía cuatro compartimentos “con tres especimenes de manera individual y dos juntos”. También se confiscó un halcón Caracara, de nombre científico Caracara Cheriway, protegido por la convención “CITES” Internacional, del que forma parte México, cuyo decreto se publicó el 6 de marzo de 1992.

Comentarios