La extravagante vida del dueño de Megaupload

viernes, 27 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Kim ‘Dotcom’ Schmitz cumplió 38 años un día después de ser detenido en su mansión, a las afueras de Auckland, Nueva Zelanda. Hizo un amasijo de dinero a costa de la libertad en la red. Según los diarios neozelandeses, un par de helicópteros aterrizaron en su jardín para arrestarle por ordenes del FBI. Kim se atrincheró con una escopeta recortada en una habitación blindada. Kim no se defendió ni disparó. Los policías hicieron un agujero en la pared y lo esposaron. “Pese a que nuestros oficiales se identificaron claramente, el señor Dotcom se encerró en la casa y activó una serie de mecanismos electrónicos”, dijo el detective Grant Wormald, de la Agencia contra Crímenes Organizados y Financieros de Nueva Zelanda, citado por la agencia Reuters. Al mismo tiempo cerraron su imperio virtual de descargas que abarcaba 18 sitios afiliados entre ellos, megavideo.com y megaporn.com. Semanas antes, el equipo de Megaupload estaba preparando el lanzamiento de un servicio de descargas musicales, llamado Megabox. Se estaba concretando el sueño de cualquier cibernauta, además de que el servicio iba a permitir a los artistas obtener un beneficio directo por esas descargas, al margen de las empresas productoras tradicionales. Dotcom ya temía represalias. En diciembre, Dotcom escribió un artículo en la página web Torrentfreak, en el que escribió: “UMG (Universal Music Group) sabe que vamos a competir con ellos con nuestra propia empresa musical llamada Megabox.com, un sitio que les permitirá a los artistas vender sus creaciones directamente a los consumidores y quedarse un 90 por ciento de los beneficios”. Hasta el momento el FBI no ha declarado si fue una orden directa de las compañías disqueras. Su boletín de prensa emitido el día de su aprehensión decía: “Siete personas físicas y dos morales que forman parte de una empresa internacional de delincuencia organizada han sido acusados en los Estados Unidos, presuntamente responsables de la piratería masiva en línea con diversos tipos de obras protegidas, a través de sitios relacionados con Megaupload.com y otros, generando más de 175 millones de dólares y dañando en más de mil millones de dólares a los propietarios de los derechos de autor”. “Esta acción es uno de los mayores casos de derechos de autor jamás presentada por los Estados Unidos y se dirige directamente a la mala utilización de almacenamiento de contenido público a través de un sitio de distribución para cometer y facilitar delitos contra la propiedad intelectual”. Dotcom y sus colaboradores fueron acusados por un jurado del estado de Virginia, Estados Unidos, el 5 de enero de 2012, bajo los delitos de “conspiración de crimen organizado, conspiración para cometer una infracción de copyright, conspiración para cometer lavado de dinero”, además de múltiples violaciones de copyright. Se acumuló una pena de 50 años por las supuestas acusaciones. Según el boletín del FBI, la policía decomisó 50 millones de dólares y tienen 20 órdenes de cateo en Estados Unidos y ocho países. Megaupload tiene servidores en Ashburn, Virginia, Washington, los Países Bajos y Canadá. Además el tribunal ordenó la suspensión de 18 direcciones web vinculadas con la empresa Megaupload. También decomisaron quince automóviles, entre ellos, Mercedes Benz, Lamborghinis, un Cadillac rosado y un Rolls-Royce Phantom Drophead Coupe. Todos ellos con palabras como “Dios”, “CEO”, “Mafia”, “Drogado”, “Bueno” o “Malvado” en las placas. Fotos en línea muestran a Dotcom como un amante de los yates, los aviones privados y las modelos de Playboy, en lugares como Mónaco, Cuba y Brasil. En su mansión tiene un jardín en forma de laberinto, un par de estanques, dos canchas de tenis y un par de réplicas de jirafas: una de color café y la otra albina. En el artículo publicado en Torrentfreak, Dotcom se presenta como un revolucionario perseguido por las compañías disqueras. “Deben entender que en algunos sellos discográficos mandan dinosaurios arrogantes y anticuados que han estado en este negocio durante mil años. Esos tipos piensan que un iPad es un tratamiento facial, que Internet es el demonio y que los teléfonos fijos aún son modernos. Están en una fase de rechazo sobre las nuevas realidades y las nuevas oportunidades”, dice. En ese texto Dotcom dice que la era de los engaños en las disqueras ya se terminó y que los creadores quieren liberarse del yugo de los intermediarios. De hecho ya tenía preparado un video promocional con estrellas de hiphop como Kanye West y Kim Kardashian. Según el sitio njuice.com, no era la primera vez que el fundador de Megaupload tenía problemas con la justicia. Cuando tenía 20 años la policía allanó su casa. La policía alemana le confiscó 80 mil dólares en equipo de cómputo y lo acusaron de venta de tarjetas de crédito robadas. Dotcom argumentó que sólo trataba de ayudar a que los sistemas de la empresa MCI fueran más seguros. Cuatro años después, en 1998, Dotcom llevaba puestas gafas negras durante su juicio en Alemania, dijo que le gustaba “sentirse como un espía”. Fue declarado culpable de fraude de cientos de miles de dólares y de hacking. Fue condenado a dos años de libertad condicional y una multa de 20 mil marcos. El juez consideró sus acciones como “locuras juveniles”. En 2001, Schmitz compró las acciones de una empresa en bancarrota llamada Letsbuyit.com. Él hizo pública su inversión de 100 millones de dólares para la empresa. Los precios de las acciones se dispararon un 300 por ciento, lo que le valió 1.5 millones de dólares en ganancias. Después de los ataques al WTC de Nueva York, el 11 de septiembre de 2011, Kim creó el grupo “Hackers jóvenes e inteligentes en contra del terrorismo” y ofreció 10 millones de dólares de recompensa a quien capturara a Osama Bin Laden. En una ocasión declaró al diario Sunday Herald Sun: “Intenten buscar en Kandahar, en Afganistán. Bin Laden visita a su esposa y su hija por lo menos una vez al mes”. En su cruzada contra el terrorismo, Dotcom, fundó el sitio kill.net, donde reclutaba hackers para detener el fenómeno. La misión: hurgar en las cuentas de las organizaciones terroristas, identificar los flujos de dinero y recopilar los datos para entregarlos a las autoridades. Aficionado a las series de televisión, su apodo de hacker era “Kimble”, en honor al personaje principal de la serie El Fugitivo, Richard Kimble, popular a finales de los años sesentas en los Estados Unidos. Las carreras de Dotcom Al mismo tiempo que disfrutaba competir en la carretera de la información, Dotcom coleccionaba autos de lujo, de hecho acostumbraba participar en el rally anual Gumball 3000, una competencia para autos de lujo. En 2001, Schmitz fue el ganador a bordo de su Mercedes Brabus SV12 Megacar. Después de eso, le retiraron su permiso de conducir. Su automóvil incluía un equipo inalámbrico, 16 líneas telefónicas en tiempo real, cámaras de video, una pantalla plana en el techo, TV en los asientos y un reproductor de DVD. De acuerdo con el diario británico The Independent, Schmitz pensaba comercializarlo entre jefes de Estado y diplomáticos, y que Chrysler y GM estaban interesados en construir su modelo basado en el prototipo de Dotcom. En 2005, la revista Vanity Fair escribió un perfil de Dotcom, a propósito de la competencia, donde es señalado como “un conductor muy hábil y rápido” y un “empresario de riesgo altamente competitivo”. Según el reporte, hizo una apuesta con dos mujeres pilotos de que iba a ganar el Gumball: “Si nosotras ganamos nos das medio millón de libras a cada una; pero si tu ganas, hacemos un trío”, le dijeron las mujeres. Durante esa competencia el auto de Dotcom alcanzó la velocidad de 250 kilómetros por hora. “Estoy muy contento de que me puedo sentar aquí esta noche, disfrutar de la fiesta, la gloria y la fama de ser el Gumballer más rápido otra vez… Vamos a dar una batalla juntos, y la batalla dura seis días en la carretera tratando de patear el culo a todos estos coches de lujo”, le dijo a Vanity Fair. El Rey Kimble Justo hace diez años, Dotcom fue arrestado en un hotel de cinco estrellas en Bangkok, por órdenes de la embajada alemana. En respuesta, el empresario amenazó con suicidarse en línea. En su página web escribió: “El verdadero Kim Schmitz ya no existe. Ahora debo ser llamado su majestad el rey Kimble, el primer gobernante de la Kimpire”. Fue deportado a Alemania. A propósito de su detención, el diario Los Angeles Times difundió una entrevista donde aseguraba que Dotcom media alrededor de dos metros y pesaba cerca de 150 kilogramos. “Me llegan cien correos al día de los norteamericanos que dicen: Lo que haces es muy divertido, ¿podemos trabajar con usted? De los alemanes tengo correos que dicen: Cerdo, gordo o eres un mentiroso y un criminal”, dijo el empresario al diario estadunidense. Cuando el empresario huyó de Alemania en 2002, colocó un mensaje en su sitio web titulado “Bye, bye Deutschland”, en el que dijo que su cuento de hadas tecnológico había llegado a su fin y que huye por el miedo a las amenazas. Finalizó su mensaje diciendo: “Las leyendas pueden dormir, pero nunca mueren. La próxima semana comienzo mi KimPire” (K-Im-perio). La operación “Megaconspiración” Megaupload era una página de almacenamiento web donde se podían descargar películas –muchas de ellas antes de su estreno-, música, series televisivas, libros, pornografía y software de diversa índole. En 2005, Schmitz junto con su socio, también detenido, Kim Tim Jim Vestor, fundaron Megaupload en Hong Kong. Su sueño era alojar todo el contenido infinito en la Internet, pero la ambición de las disqueras lo hicieron reventar como una burbuja de jabón. Megaupload.com, se anunciaba como un sitio con más de mil millones de visitas, 50 millones de visitas diarias y más de 150 millones de usuarios registrados. El sitio representaba el cuatro por ciento del tráfico total en la Internet. Tan sólo Google representa el 6 por ciento del tráfico global en la red, según la empresa Arbor Networks. Cuando estaba en Hong Kong, vivía en el penthouse del Gran Hyatt de cinco estrellas junto con su mujer, una exmodelo filipina, y sus tres hijos. El diario South China Morning Post señaló que celebraba importantes fiestas para sus hijos. Su personal incluía choferes, guardaespaldas, cocineros las 24 horas disponibles y cuatro niñeras. Hace un año se mudó a Nueva Zelanda, donde intentó comprar la mansión donde fue detenido, pero el gobierno se lo impidió por “mala conducta”. Por lo tanto, el alemán tuvo que conformarse con alquilarla después de realizar una inversión de 8 millones de dólares en bonos del gobierno neozelandes y hacer una donación a las víctimas del terremoto en el poblado de Christchurch, según la Deutsche Presse-Agenteur. Según el diario New Zealand Herald, también pagó 500 mil dólares en un espectáculo de fuegos artificiales para celebrar el año nuevo en Auckland. Hasta el cierre de esta edición un tribunal neozelandés concedió la libertad condicional a dos de los tres directivos de Megaupload, al alemán Finn Batato, de 38 años y jefe técnico del Megaupload y al programador holandés Bram van del Kolk, de 29 años. Kim Dotcom Schmitz permanecerá en prisión hasta el 22 de febrero cuando se decida si será extraditado a Estados Unidos.

Comentarios