Obama postula a John Kerry para el Departamento de Estado

viernes, 21 de diciembre de 2012
WASHINGTON, (apro). – El presidente Barack Obama, oficializó la nominación del senador demócrata por Massachusetts, John Kerry, como candidato a Secretario de Estado, en reemplazo de Hillary Clinton. “Mirando hacia delante en mi segundo periodo presidencial, me siento muy orgullo de anunciar a John Kerry como mi elección para el próximo Secretario de Estado”, declaró Obama en una ceremonia oficial en la Casa Blanca. Desde que Obama ganó la reelección en los comicios presidenciales del pasado mes de noviembre, Hillary Clinton, la actual Secretaria de Estado, anuncio que dejaría el puesto antes del 20 de enero, cuando se inicia el segundo mandato presidencial. “En los últimos cuatro años Hillary ha estado en todos lados, como representante de Estados Unidos, más que ningún otro Secretario de Estado”, manifestó Obama al hablar de la exsenadora demócrata y exprimera dama, quien no estuvo presente en el evento debido a la fuerte gripe que la aqueja. La nominación de Kerry como Secretario de Estado era uno de los secretos más conocidos en Washington, tomando en cuenta que desde hace cuatro años, al inicio de la primera presidencia de Obama, se le consideraba ya como un gran candidato para dirigir la política exterior de los Estados Unidos. “De alguna manera, en toda su vida John se ha preparado para este puesto, como hijo de un integrante del Servicio Exterior tiene un profundo respeto por el trabajo de las mujeres y hombres del Departamento de Estado”, puntualizó Obama. Kerry, quien es el actual presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Senadores, es un reconocido experto en el manejo político de las relaciones exteriores de su país. Hace ocho años fue candidato a la presidencia por el partido demácrata, pero perdió la contienda George W. Bush, quien se reeligió en esos comicios. El todavía senador por Massachusetts es un veterano de la guerra de Vietnam y por ello goza de mucho prestigio y respeto entre sus colegas del Congreso, y entre la gran población estadunidense. Kerry “entiende que tenemos una responsabilidad de usar sabiamente el poder de los Estados Unidos, especialmente el militar; y sabe, por su experiencia personal, que cuando enviamos a la guerra a nuestras tropas debemos proporcionales una estrategia efectiva, una misión clara y los recursos que requieren para cumplir su con su trabajo”, remató el presidente Obama. Con casi tres décadas en el Congreso federal estadunidense, la confirmación de Kerry se considera mero trámite burocrático. Desde que Clinton anunciara que dejaría el puesto, en el Senado varios de sus colegas republicanos abogaron por su nominación bajo el argumento de que sería el más indicado y que obtendría la ratificación al puesto casi de manera inmediata. El único problema que enfrenta Obama y el partido demócrata respecto a la nominación de Kerry es que se quedara vacante su curul en el Senado por el estado de que representa. Esta situación será aprovechada por los republicanos para intentar reducir la ventaja que tienen los demócratas sobre ellos en la Cámara Alta. Se considera que la confirmación de Kerry se logrará en los próximos días, para que así el 20 de enero, cuando Obama inicie su segundo mandato, él también tome las riendas del Departamento de Estado.

Comentarios