Perdona Papa a su exmayordomo condenado por caso VatiLeaks

sábado, 22 de diciembre de 2012
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Paolo Gabriele, el exmayordomo del Papa, fue indultado por Benedicto XVI y pasará la Navidad con su familia, de acuerdo con fuentes vaticanas. La noticia fue confirmada por la Santa Sede en un comunicado en el que afirma que “esta mañana el santo padre ha visitado en la cárcel a Paolo Gabriele para confirmarle su perdón y comunicarle en persona que ha acogido su petición de gracia, condonándole la pena infligida”. “Se ha tratado de un gesto paternal hacia una persona con la que el Papa ha compartido durante varios años un trato cotidiano. Sucesivamente el sr. Gabriele ha sido excarcelado y ha regresado a casa. Si bien no podrá retomar su trabajo precedente ni continuar residiendo en el Vaticano, la Santa Sede, confiando en la sinceridad del arrepentimiento manifestado, quiere brindarle la oportunidad de reanudar con serenidad la vida junto a su familia”, según el documento. “Paoletto”, condenado a año y medio de cárcel por el robo y filtración de documentos secretos del Vaticano, podrá salir de prisión gracias al perdón concedido por la Santa Sede. Originalmente la condena era de tres años ateniendo la solicitud de la fiscalía. Sin embargo, el tribunal decidió reducirla a la mitad al tener en cuenta diversos atenuantes: Gabriele no tiene antecedentes penales, se tienen en cuenta los servicios prestados antes de esos hechos, además de la sobreañadida convicción de comportamiento erróneo y a la declaración de arrepentimiento. El pontífice anunció la concesión de perdón a los cardenales que forman parte de la comisión investigadora del VatiLeaks. El VatiLeaks se desató a principios de 2012, cuando la televisión italiana publicó unas cartas enviadas por el actual nuncio en Estados Unidos, Carlo María Vigano, al Papa en las que denunciaba la “corrupción, prevaricación y mala gestión” en la administración vaticana. Después, varios diarios filtraron otros documentos en esa línea e incluso uno sobre un supuesto complot para asesinar a Benedicto XVI antes de que acabara el año. Ante ello, Benedicto XVI creó una comisión cardenalicia presidida por el español Julián Herranz, para esclarecer las filtraciones, que interrogó a una treintena de personas. Fue el 19 de mayo cuando el escándalo estalló en toda su plenitud: salió a las librerías el libro Sua Santita, que recoge más de un centenar de documentos reservados enviados al Papa y a su secretario, George Ganswein, y de la Santa Sede que desvelan tramas e intrigas en el Vaticano. El 23 de mayo, Gabriele fue detenido por la Gendarmería tras encontrar en su domicilio miles de documentos fotocopiados y muchos originales enviados al pontífice, algunos de los cuales estaban publicados en el libro de Nuzzi. Dos días después fue detenido Sciarpelletti, tras encontrar en su mesa los gendarmes un sobre con documentos que supuestamente le dio Gabriele.  

Comentarios