Cierra tribunal tercer proceso contra Garzón

lunes, 13 de febrero de 2012
MADRID, (apro).- El Tribunal Supremo archivó hoy por prescripción la causa contra Baltasar Garzón por supuestamente recibir más de un millón de dólares de los patrocinios que empresas españolas hicieron a unos cursos en la Universidad de Nueva York. La decisión se anuncia sólo cuatro días después de que el mismo tribunal acabara con la carrera judicial de Garzón, al condenarlo el viernes pasado a once años de inhabilitación por la intervención de comunicaciones a los cabecillas del caso Gürtel, la mayor trama de corrupción política en España. Al cerrar el tercer proceso, a Garzón le queda pendiente el fallo que el Tribunal Supremo emitirá en breve sobre el juicio por investigar los crímenes del franquismo, por el que la parte acusadora pide 20 años de inhabilitación al magistrado. El magistrado Manuel Marchena, instructor del caso de Nueva York, desechó el pasado 27 de enero el delito de prevaricación del que era acusado y lo modificó por el de cohecho impropio, es decir, recibir regalos o dinero por razón del cargo que ocupaba, el de magistrado del Juzgado de Instrucción Quinto de la Audiencia Nacional. El mismo Marchena se vio obligado hoy a archivar la causa, por prescripción, al haber rebasado el plazo para que el delito sea juzgado. Garzón y su defensa recurrieron la presencia del juez Marchena en la causa del caso Gürtel, al igual que al magistrado Luciano Varela, por falta de imparcialidad y por notable falta de competencia, pero fracasó, porque el Tribunal desechó su recurso. La acusación popular, encabezada por los abogados Antonio Panea y José Luis Manzón, solicitaba penas de hasta 5 años de prisión y 30 años de inhabilitación para Garzón. Según su acusación, Garzón cometió el delito de prevaricación al haber obtenido para sí los recursos que Banco Santander, Telefónica, Endesa, BBVA y Cepsa aportaron para el desarrollo de los cursos de la Universidad de Nueva York, en los que el hoy ex juez participó entre 2005 y 2006. Señalaban que al reintegrarse a su cargo en la Audiencia Nacional, Garzón archivó una causa en contra del Banco Santander, que encabeza Emilio Botín. El archivo de la causa representa que Garzón no será enjuiciado por este presunto delito, pero le impidió limpiar su imagen. Asimismo, el delito de cohecho impropio es el mismo por el que se enjuiciaba a Francisco Camps, expresidente de la Comunidad Valenciana, una pieza clave en el caso Gürtel, por recibir como regalo trajes de parte de la trama corrupta. Sin embargo, Camps fue absuelto en el mes de enero pasado.  

Comentarios