'Rápido y Furioso', un abuso de poder del gobierno de Obama: Boehner

jueves, 16 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, John Boehner, consideró que la operación Rápido y Furioso, para el trasiego ilegal de armas a México, fue un “abuso de poder del gobierno” de Barack Obama. En rueda de prensa, Boehner afirmó que el Departamento de Justicia, encabezado por el procurador general Eric Holder, debe ser sujeto a una rendición de cuentas, en momentos en que sigue la investigación del presidente del Comité de Supervisión, Darrell Issa. “Creo que Issa y los miembros del Comité han hecho un buen trabajo en investigar este abuso de poder del gobierno y continúo apoyando sus esfuerzos”, señaló el legislador republicano por Ohio. El tema de la operación Rápido y Furioso fue abordado esta semana por la secretaria del Departamento de Seguridad Interna, Janet Napolitano, quien reiteró su postura de que se cometieron “serios errores” y que operativos similares no deben ser repetidos. “No sé si se reveló el número de armas que se permitieron encaminar hacia México”, abundó Napolitano en alusión a la operación conducida por la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en ingflés), dependiente del Departamento de Justicia. Mientras, el director de Inteligencia Nacional, James Clapper, declinó hablar del tema al comparecer este jueves en el Senado, argumentando que en la operación del Departamento de Justicia no se emplearon “canales de inteligencia”. Clapper admitió que se trata de “un incidente muy desafortunado. Ciertamente el hecho de que las armas, por este medio u otro, pasen de Estados Unidos a México, no ayudan en la situación”. Este día, el diario The Washington Times publicó que la propuesta de Obama para eliminar una prohibición contra operaciones de transferencia de armas a miembros de cárteles podría dar pie a la repetición de otro Rápido y Furioso. En su editorial principal, el rotativo sugirió que la decisión de la Casa Blanca forma parte de su desdén contra la Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que permite la posesión de armas. En noviembre pasado, Obama promulgó una ley que prohíbe a agencias federales facilitar la transferencia de un arma de fuego a una persona que se conoce o sospecha que pertenece a un cártel de las drogas, a menos que vigilen las armas en todo momento. El periódico estadunidense lamentó que la prohibición, incluida en la ley de gastos del Departamento de Justicia de 2012 a instancias del senador republicano John Cornyn, haya sido eliminada en la propuesta presupuestal de Obama para 2013. El operativo Rápido y Furioso, que permitió la entrada de más de 2 mil armas a México, es también objeto de una investigación por separado de Glenn Fine, inspector general del Departamento de Justicia.