Disturbios en Siria han costado la vida a más de 400 niños: Unicef

martes, 7 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) denunció que alrededor de 400 niños han perdido la vida y un número similar han sido detenidos desde que inició la revuelta en Siria, en marzo de 2011. Los niños han sido los más afectados en los 11 meses de enfrentamientos entre opositores y tropas del régimen sirio, sobre todo en los recientes días con los intensos bombardeos a Homs, adonde "no tenemos acceso", lamentó la portavoz del organismo Marixie Mercado. Durante una rueda de prensa, Mercado señaló que desde el inicio de la revuelta contra el régimen del presidente Bashar Assad, “diciembre fue el mes más violento para los niños" en Siria. Agregó: "Hay informes que señalan casos de niños arrestados arbitrariamente, torturados y víctimas de abusos sexuales durante su detención". Al recordar las palabras del director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, Mercado subrayó: "Esto tiene que parar. Un niño muerto por la violencia es demasiado". La portavoz manifestó la preocupación de Unicef por la situación en Homs, bastión de la contestación en Siria, al señalar que durante los últimos días “el intenso bombardeo de las fuerzas gubernamentales en los barrios civiles en la ciudad de Homs causa indudablemente nuevos sufrimientos a los niños". Sin embargo, precisó que Unicef no tiene acceso a esa zona, y por lo tanto no puede estimar el número de víctimas. "Nosotros exhortamos a las autoridades sirias a permitir que se lleve ayuda a quienes lo necesiten", insistió, destacando la necesidad de brindar atención médica "inmediata e incondicional a los heridos". Por separado, la jefa de prensa de la ONU, Corinne Momal-Vanian, manifestó que el organismo multilateral no puede precisar si la situación en Siria equivale a una guerra civil o no. "No es el papel de la ONU definir si es una guerra civil o no, lo que ha dicho el secretario general (Ban Ki-moon) es que la violencia ha escalado en Homs y debe parar, no importa como lo llames, la violencia tiene que parar", subrayó. Al ser cuestionada sobre las leyes internacionales que rigen los conflictos armados, aunque sean internos, Momal-Vanian reiteró que las fuerzas de seguridad sirias deberán rendir cuentas por actos de violencia que han perpetrado contra la población civil. Además, indicó que la situación se torna más difícil, pues es imposible evaluar la situación real, ya que los organismos de la ONU no tienen acceso a las zonas más castigadas y por lo mismo descartó la creación de un corredor humanitario. "Instamos a las autoridades sirias para que permitan la ayuda a todos aquellos que lo necesitan desesperadamente", concluyó.

Comentarios