Paralizan España en protesta por reforma laboral

jueves, 29 de marzo de 2012
MADRID (apro).- Como colofón a la huelga general que tuvo lugar este jueves en todo el país, cientos de miles de trabajadores e inconformes con la reforma laboral celebraron manifestaciones multitudinarias en la capital, Barcelona, Valencia, Bilbao, Alicante, entre otras ciudades. Las principales centrales sindicales, Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO) pusieron al gobierno de Mariano Rajoy como plazo hasta el 1 de mayo para iniciar negociaciones y dar marcha atrás a la polémica reforma laboral, que abarata el despido y merma los derechos de los trabajadores. El pulso entre los sindicatos y el gobierno se antoja difícil porque la víspera el ministro de Economía, Luis de Guindos, advirtió que el gobierno de Rajoy no cambiará “ni un ápice la reforma laboral, pese al resultado de la huelga” Las dos organizaciones que convocaron a la huelga aseguraron que el seguimiento de la misma llegó a 85%. Entre los principales sectores que detuvieron su actividad destacan el industrial, la construcción, el transporte y el servicio público. Sin embargo, también algunos medios de comunicación secundaron la huelga. No obstante, el gobierno de Rajoy minimizó el éxito de la huelga. La directora general de Política Interior, Cristina Díaz, incluso llegó a asegurar que “la normalidad en los puestos de trabajo es muy elevada”. Consideró que el seguimiento de la huelga fue inferior al paro nacional realizado en 2010, cuando fue de 25%. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) aseguró que el consumo eléctrico sufrió un descenso de apenas 14%, frente al 34% que se produjo en la última huelga. Los sindicatos aseguraron que hubo ayuntamientos gobernados por el Partido Popular que dejaron prendidas todo el día de hoy el sistema de iluminación pública, con el fin de elevar el porcentaje de consumo de luz. Sólo como ejemplo, señalaron el caso de Las Rozas, en la comunidad de Madrid. Durante la instalación de los primeros piquetes informativos de los sindicalistas, hubo algunos altercados menores con la policía, sin embargo, 58 personas fueron detenidas y nueve heridos leves, según la autoridad. En Barcelona, jóvenes al margen de la huelga se enfrentaron con la policía, después que aquéllos prendieron fuego al mobiliario urbano. Los sectores de la industria, el transporte y la construcción fueron los más afectados por esta huelga general, la octava que vive España en su actual etapa democrática. Fábricas de la industria automovilística y la metalurgia pararon completamente; el transporte cumplió con los servicios mínimos, y la administración pública llegó a 57%, de acuerdo con los sindicatos. En el centro de Madrid, por la mañana y tarde abrieron los grandes establecimientos, pero algunos otros permanecieron cerrados. La clientela era escasa. Al inicio de la huelga, en los primeros minutos de este jueves 29, los principales incidentes se produjeron en Murcia y Sevilla. De los 58 detenidos, 24 se produjeron en Madrid y 11 más en Barcelona. Los dirigentes sindicales hablan de un éxito en la huelga y aseguran que el gobierno está contra las cuerdas, por ello pidieron que antes de mayo haya nuevas negociaciones y un acuerdo para modificar la reforma laboral. Este viernes, el gobierno de Mariano Rajoy presentará los presupuestos generales del Estado, donde se espera que anuncie nuevos recortes para cumplir con los compromisos de déficit asumidos ante Bruselas.

Comentarios