Política exterior: reforma para cortarle el dedo al Presidente

viernes, 20 de abril de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Las relaciones diplomáticas de México con otras naciones se encuentran rezagadas ante la deficiencia y “discrecionalidades” que existen en la Ley de Servicio Exterior Mexicano (LSEM), la cual permite que el Ejecutivo federal proponga a funcionarios no aptos en los altos mandos de las embajadas, consulados y misiones del país en el exterior. No sólo eso, los huecos presentados en la actual LSEM dejan a un lado los méritos, la experiencia y capacidad de los diplomáticos mexicanos, quienes quedan afuera de las mil 195 plazas que constituyen el Servicio Exterior Mexicano (SEM). Ante esta situación –y otras que obstaculizan el buen desempeño de la política exterior— Heliodoro Díaz Escárraga, diputado federal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) presentó en enero pasado una iniciativa que reforma a la LSEM. Su objetivo: “Evitar que funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) ingresen al servicio de carrera en rangos superiores sin haber cumplido con lo que la ley establece, pues estos nombramientos rompen el espíritu del servicio de carrera y obstaculizan las estructuras administrativas creando privilegios inaceptables.” Esta iniciativa de reforma propone regular aspectos de permanencia, ascensos y requisitos para ingresar al Servicio Exterior Mexicano. Es decir, cuidar la profesionalización, los derechos laborales y los derechos de asociación. Creada en 1994, la LSEM se reformó en 2002 y la nueva propuesta incide sobre 36 artículos, reforma 15, deroga 5, adiciona 15 y añade un capítulo más. A decir de Díaz Escárraga “es una reforma no cosmética, no es una reforma de puntos y comas, de semántica, no es una reforma de algún artículo. Es una reforma que va al fondo de esa situación que afecta al SEM”. En entrevista telefónica con Apro, Díaz Escárraga precisa que en la actualidad existe una serie de vacíos e imprecisiones de la ley, como son “las figuras de nombramientos temporales y figuras ambiguas” que permiten que el presidente de la República puede hacer una designación o una propuesta en este sector, las cuales deben ser aprobadas por el Senado o por la Comisión Permanente. De hecho, el diputado –quien pertenece a la Comisión de Puntos Constitucionales-- dice que algunos nombramientos se hacen con fines políticos y electorales y no con base en las necesidades de la política exterior. La reforma a la ley evitaría –así sea parcialmente— que el presidente de la República nombre “a dedo” y con criterios discrecionales a representantes de México en el exterior. En los hechos, se le recortaría el “dedo” a la hora de hacer esas designaciones. El diputado pone un ejemplo de nombramientos “a dedo”: Carlos Ponce Martínez, quien fue designado en mayo del 2011 cónsul general de México en San José, California, donde se encuentran miles de mexicanos emigrantes. “Bajo estas imprecisiones, la Presidencia, a través de la cancillería puede hacer propuestas. Este cónsul (Ponce Martínez) de extracción panista, fue asignado en San José, California, donde hay miles de mexicanos que potencialmente pueden votar el próximo 1 de julio.” Señala que el nombramiento de Ponce Martínez no tiene sustento en su experiencia en el Servicio Exterior Mexicano. De acuerdo con su currículum, que puede leerse en el portal web de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), el cónsul de origen poblano ha tenido diversos cargos en los organismos empresariales, como la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur) y en la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de su natal Atlixco. En 2003, fue nombrado director general de Programación, Organización y Presupuesto en el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y a finales de 2006, el expresidente Vicente Fox lo nombró como titular de esa institución. Ya en el en 2007, pasó a ser director general de Programación y Presupuesto de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y desde el 2008, fue director general de Administración en la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa). En los mismos datos curriculares, se menciona que “en mayo de 2011, en reconocimiento a su trayectoria administrativa y comunitaria, el presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, lo designó cónsul general de México en San José, California”. El único merito que se le atribuye es que “por razones familiares, emigró a la ciudad de San Antonio, Texas, en donde llevó a cabo actividades humanitarias de asistencia social en presidios y centros comunitarios. Esta experiencia le permitió conocer directamente la situación que vive el inmigrante mexicano y sus familias, así como las necesidades de protección social y legal que requieren los trabajadores que emigran a Estados Unidos”. Para los miembros del SEM ese tipo de nombramientos dificulta el crecimiento diplomático del país y no permite establecer las relaciones adecuadas con el extranjero. El presidente de la Asociación del Servicio Exterior Mexicano (ASEM), Ramón Xilotl Ramírez, dice a Apro que el Servicio Profesional de Carrera que aplica “perfectamente” en otras dependencias federales, en la SRE podría generar fricciones si no se nombra una persona del servicio exterior. “Si se designa a un funcionario fuera del servicio exterior, uno se pregunta: ¿conocerá las realidades que requiere ese puesto?” Xilotl explica que se formó una comisión ad hoc integrada por miembros del SEM –incluido el presidente de la ASEM-- y de personal de confianza que ocupan cargos de mandos medios en la SRE para definir cómo aplicar el servicio civil de carrera dentro de esta secretaría y que ello no choque con los programas de rotación de la misma. Señala que esa comisión emitió recomendaciones, cuya aplicación quedó pendiente. El embajador reconoció que el servicio profesional de carrera dentro de la secretaría todavía no se aplica y “requerirá un paso más”. Menciona otro problema: el personal temporal --que de acuerdo con la LSEM son los funcionarios nombrados por la titular de la SRE y que no son considerados como personal de carrera-- ocupan las plazas permanentes que deberían ocupar quienes tienen una carrera en el SEM. Xilotl enfatiza que este personal no debería ocupar plazas permanentes, sino que deberían crearse plazas temporales para ellos y, en todo caso, éstos deberían concursar para ingresar al SEM y fortalecerlo. “No estamos en el SEM en contra de esos nombramientos político-administrativos, lo que queremos es que tengan su plaza temporal y la ejerzan así, pero que no ocupen nuestras plazas porque nos taponean los ascensos, nos desmotivan y también debilitan al personal de carrera”. En otras palabras: el personal temporal “designado de manera discrecional” reduce el personal de carrera, lo va adelgazando y el SEM queda sin cuadros. Estos vacíos, afirma, afectan al servicio exterior mexicano y rezagan la representatividad de México en otros países. Xilotl explica que “la SRE no ha sido precisa en el número de miembros del SEM. Hay quien de manera optimista dice que somos mil 430; el número que se maneja con servicio exterior es de mil 250 miembros. Es un número bastante reducido”. Advierte que “no es posible tener presencia internacional de México, estar presente en todos los organismos especializados donde tenemos interés de estar porque no tenemos cuadros”. El embajador compara el servicio exterior de México con el de Brasil: “Brasil aprobó mil 293 nuevas plazas el año pasado que las van ir cumpliendo en cuatro años de manera paulatina. Brasil tiene 3 mil 700 miembros de su servicio exterior. Si comparamos que nosotros somos mil 250, incluyendo carrera y los de personal temporal, pues entonces realmente Brasil está creando un SEM de golpe y lo ha creado de manera complementaria a lo que tiene”. Advierte: “Si queremos un cuerpo que represente a México con toda la eficiencia, compromiso y dedicación que se requiere para el siglo XXI y todos los retos que ello demanda, indudablemente habría que aumentar el personal.” Agrega que “México no puede quedar aislado del mundo, sin presencia. El propósito es estar atento al acontecer de lo que pasa y lo que se busca tener un diálogo útil con los demás gobiernos… Tenemos estar presentes en organismos internacionales, no podemos nada más contemplar que pasa en Naciones Unidas, el país tiene que estar presente ahí opinando, dando la visión de México, de cómo debe construirse el andamiaje de relaciones en el mundo”. Señala que México tiene una realidad que “no se puede soslayar”: los más de 11 millones mexicanos que viven en Estados Unidos. Comenta que la responsabilidad del Estado mexicano no puede concluir en la frontera, “tiene que darle la atención a los mexicanos que emigraron en busca de un mejor porvenir. Eso justifica la presencia de tantos consulados”. Sin embargo, dice, “tal pareciera que hay una tendencia en aniquilar el servicio exterior de carrera y dejar una entelequia; y que todo sea por nombramiento temporal”. Comenta que el servicio exterior mexicano está envejeciendo. “Se tiene que fortalecer la carrera, generar cuadros. Estamos viendo una situación real, hay un envejecimiento dentro del servicio; es decir, el grueso de plazas dentro del SEM están ocupadas por gente mayor de 50 años, realmente no ha habido los concursos de gente joven para fortalecer la diplomacia”. Va más allá: “La diplomacia en los últimos gobiernos no ha tenido el esplendor, el brillo de épocas pasadas. Quizá las circunstancias internacionales no han puesto a prueba la capacidad de nuestra diplomacia.” El presidente de la ASEM está a favor de la aprobación de la iniciativa de reforma a la Ley de Servicio Exterior Mexicano, propuesta el pasado 4 de enero. El diputado Díaz Escárraga advierte: “No quisiera ver una actitud que pretenda empantanar esta iniciativa a breves días de que se termine el periodo ordinario de sesiones –que concluye este 30 de abril--, lo cual sería un golpe franco de la Comisión de Relaciones Exteriores a todo el Servicio Exterior Mexicano.” Por su parte, Xilotl reconoce que “es posible que el escenario electoral dificulte su aprobación, pero también puede permitir un escenario más asertivo para actuar”. El embajador adelantó que enviará un escrito a cada uno de los candidatos a la presidencia “para transmitirle esta inquietud de los miembros del SEM, que necesitamos ese apoyo y sepan que con la reforma se tendrá un organismo renovado, motivado y dispuesto a trabajar”.

Comentarios