Destituyen al presidente paraguayo Fernando Lugo

viernes, 22 de junio de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de un juicio político que se le llevó a cabo en el Senado, el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, fue destituido por “mal desempeño de sus funciones”. Ahora, el vicepresidente Federico Franco asumirá el poder hasta el 15 de agosto de 2013, cuando finalizaba el periodo de Lugo. El ahora exmandatario fue encontrado culpable de cinco cargos: El sangriento episodio de la semana pasada en un campo de Curuguaty, donde murieron 17 personas; responsable de instigar la ocupación de tierras en la región de Ñacunday, en 2009; culpable de la violencia e inseguridad en Paraguay; apoyo a un acto político de jóvenes de izquierda en un cuartel militar, en mayo de 2009; apoyo al Protocolo de Ushuaia II sobre compromiso democrático apoyado por el Mercosur. En total, 39 de los 43 senadores entendieron que el mandatario es culpable de las acusaciones y quedó automáticamente destituido, ya que alcanzaron los dos tercios (30 de 45 sin importar las ausencias) que exige la Constitución de ese país. La destitución de Lugo como presidente de Paraguay es la primera de un mandatario por juicio político, y es la primera destitución desde 1989, cuando terminó la dictadura de Alfredo Stroessner. En 1999, el entonces mandatario Raúl Cubas quedó al borde de ser destituido a través de un juicio político, pero se adelantó a la votación al renunciar un día antes de que se analizara su salida del cargo. Un día antes de la destitución de Lugo se especuló con una posible renuncia, pero el propio mandatario confirmó que se sometería al juicio. Tras conocerse la destitución, miles de manifestantes que protestaban en la Plaza de Armas se enfrentaron con policías que los repelieron con gases lacrimógenos y balas de goma. Por su parte, los representantes de la UNASUR consideraron el juicio político como un proceso que ha violado la defensa de un jefe de Estado. Después de acatar la decisión del Senado, Lugo se despidió de sus compatriotas. “Me someto a la decisión del Congreso y estoy dispuesto a responder siempre a mis actos como exmandatario nacional”, dijo. Y agregó: “El Senado ha herido profundamente la democracia al transgredir todos los principios de la defensa, lo hizo de manera cobarde y alevosa”. Lugo advirtió a los impulsores de su juicio político sobre las consecuencias de la medida. “Espero que tengan presente la gravedad de sus hechos”.

Comentarios