España subirá IVA de 18 a 21% a partir del 1 de septiembre

viernes, 13 de julio de 2012 · 17:36
MADRID (apro).- “España vive uno de los momentos más dramáticos de su historia”, aseguró hoy la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, al dar a conocer el mayor ajuste de la democracia que pretende ahorrar 65 mil millones de euros con miras a reducir el déficit público. De todas las medidas, destaca por su impacto social –y por tratarse de la más polémica hasta el momento–, el incremento del IVA de 18 a 21% a partir del 1 de septiembre; España cuenta con dos regímenes para este gravamen, el IVA general y el IVA reducido, este último que pasará del 8 al 10%. No obstante, algunos productos y servicios del IVA reducido pasarán al segmento del IVA general, con lo cual éstos sufrirán un incremento de hasta 13%, como son “cadenas de peluquería, estética, discotecas, teatros, circos, servicios funerarios, otros espectáculos…”. En ese sector también están incluidos la construcción de vivienda, los productos sanitarios y los de óptica, los servicios de limpieza y los sueldos de los artistas. Previo a la reunión del Consejo de Ministros donde se aprobó este plan de choque, todos sus miembros, encabezados por el presidente Mariano Rajoy, mantuvieron una reunión deliberativa con el rey Juan Carlos, en el Palacio de la Zarzuela, interpretada como un apoyo del monarca a las duras medidas que serían aprobadas horas después. El Monarca les dijo a los miembros del gobierno en esta reunión excepcional, que es fundamental trabajar “con el mayor rigor, con visión de futuro y con la mirada puesta en todo momento en el interés general y el bien común de todos los españoles”, porque “nadie puede quedar excluido de los efectos de la recuperación económica”. Reconoció que el país está ante una “coyuntura particularmente complicada” que exige mucha firmeza y determinación, pero en su opinión la española es “una sociedad madura que sabe responder con responsabilidad, solidaridad, templanza y espíritu de sacrificio cuando las circunstancias lo exigen”. No obstante, la tensión social es creciente en las calles en repudio a las medidas que Mariano Rajoy adelantó el miércoles en el Parlamento. Por tercer día consecutivo, se extendieron las manifestaciones de servidores públicos protestando en distintos puntos de la capital. Algunos contingentes de empleados públicos estrangularon por varios minutos la importante avenida de la Castellana –equivalente a la avenida Reforma de México–, en la zona donde se ubican diversos ministerios y oficinas de la Administración central. Los empleados públicos –que protestan por la pérdida de su pago de Navidad y la eliminación de días libres de los que gozaban hasta hoy– cerraron la calle Alcalá y realizaron concentraciones en la Puerta del Sol, coreando lemas de repudio a las medidas y contra el gobierno. Incluso, empleados públicos se apostaron por algunos minutos frente al Palacio de la Moncloa, donde se celebró la conferencia de prensa para anunciar el plan de ajuste. Un contingente de funcionarios de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo, se apostaron frente a la sede del Partido Popular (PP), en la calle Génova, donde gritaron consignas como “Rajoy, si no tienes soluciones, convoca elecciones”; “Hunden al obrero, rescatan al banquero”. El Congreso de los Diputados y sus alrededores se encuentran acordonados por la policía, que cortó el tránsito en la zona. Quizá una de las medidas más controversiales es el incremento del tipo general del Impuesto al Valor Agregado (IVA), que sube del 18 al 21%. Un considerable número de productos y de servicios pasarán a ser tasados por el IVA generalizado, es decir, pasarán directamente del 8 al 21%. El otro gravamen, el IVA súper reducido no será tocado. En él se ubican productos como pan, leche, queso, huevos, frutas y verduras, y otros alimentos básicos. En el caso de los libros, los periódicos, las revistas y los medicamentos, seguirán tributando en el 4%. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, defendió esta medida, al argumentar que “es obligado hacerlo”, primero “por las circunstancias, por las recomendaciones o por la necesidad de reducir el déficit público”. El incremento del IVA permitirá que el sector turístico no se vea afectado por la medida en este mes y agosto, los meses de vacaciones y de mayor flujo de turismo. Por su parte, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría aceptó que las medidas son “difíciles” y que se vieron obligados a asumirlas porque el déficit que heredaron del gobierno socialista fue 3 puntos superior al que habían dicho, hasta un 8,9%. “Son momentos en que un gobierno tiene que actuar con rigor y con realismo”, dijo. De una veintena de medidas anunciadas, también destacan la liberalización de los horarios comerciales, se suprimen los límites a las rebajas, se liberaliza el transporte aéreo y ferroviario, entre otros.

Comentarios