HSBC acepta que permitió el lavado de dinero en México, Irán y Siria

martes, 17 de julio de 2012
Washington (apro) – Ejecutivos del banco HSBC aceptaron que sus estructuras financieras en México, Irán y Siria, entre otros países, permitieron el lavado de dinero de miles de millones de dólares procedentes del narcotráfico, contrabando de armas y terrorismo, por lo cual pidieron disculpas al Congreso de Estados Unidos. “Aceptamos que en el pasado reciente, en algunas ocasiones hemos fallado en el cumplimiento de los estándares que esperan de nosotros los clientes y los auditores”, declaró Stuart Levey, jefe de Asuntos Legales de HSBC ante el Subcomité de Investigaciones de la Cámara de Senadores del Congreso federal estadunidense. “Pedimos una disculpa, reconocemos estos errores, responderemos por nuestras acciones y nos comprometemos de manera absoluta a reparar los daños”, anotó Levey, quien de 2004 a 2011 trabajó en el departamento del Tesoro de Estados Unidos en el combate al lavado de dinero para financiar el terrorismo. Este lunes el Subcomité de Investigaciones, que depende del Comité de Seguridad Interior y Supervisión Gubernamental, dio a conocer un reporte especial sobre una investigación a las acciones de HSBC, en la que concluye que este banco (el más grande que opera en Europa) por medio de sus sucursales en México permitió que el narcotráfico lavara unos siete mil millones de dólares. Además de la disculpa, David Bagley, uno de los principales ejecutivos de HSBC desde 2002, anunció su renuncia a la institución bancaria. El Departamento de Justicia de Estados Unidos también anunciará sanciones multimillonarias al banco europeo, porque de acuerdo con la pesquisa del Senado, que duró un año en elaborarse, las filiales de este banco en México por medio del uso de Casa de Cambio pusieron en riesgo a la seguridad nacional estadunidense. La investigación legislativa establece que HSBC permitió que de México a Estados Unidos llegaran unos cuatro mil millones de dólares procedentes del lavado de dinero para con el trasiego de las drogas. En la sesión legislativa presidida por el senador Carle Levin, demócrata por el estado de Michigan y presidente del Subcomité, otro de los seis ejecutivos que se presentaron a la audiencia, Paul Thurston, expresidente de HSBC en México, admitió incluso que el banco tuvo que cerrar varias de sus sucursales en puntos del territorio mexicano considerados de alto riego para el lavado de dinero proveniente del narcotráfico. Ante la incontrolable caudal de corrupción de empleados, ejecutivos y hasta auditores de HSBC –México por parte del narcotráfico, el banco europeo admitió también que intervino para cancelar por lo menos 50 mil cuentas bancarias –que ayudó a abrir- de mexicanos en las Islas Caimán. Por medio de estas 50 mil cuentas, según el reporte del Senado estadunidense, se sacaron de México más de 2 mil millones de dólares del narcotráfico. “Se tomaron las decisiones para imponer límites estrictos sobre las transacciones en dólares que se llevan a cabo en México”, declaró Thurston ante los senadores del Subcomité. El reporte de más de 334 páginas de extensión sostiene que HBSC de 2007 a 2008 facilitó el lavado de dinero de unos siete mil millones de dólares procedentes de las ganancias del narcotráfico mexicano. El Departamento del Tesoro, en colaboración con el de Justicia y el Subcomité legislativo, sostiene que desde 2002 a 2009 HSBC también cerró los ojos ante el lavado de dinero procedente del tráfico de armas en Siria e Irán, e que incluso en Arabia Saudita abrió sus sucursales a las transacciones financieras destinadas a sufragar costos del terrorismo internacional.    

Comentarios