Rajoy, obligado a firmar un pacto nacional para salir de la crisis: Felipe González

lunes, 23 de julio de 2012
MADRID, (apro).- La Comisión Nacional del Mercado de Valores prohibió hoy las operaciones financieras especulativas al frenar las posiciones cortas para todos los valores de la bolsa o índices, debido a que “la situación de extrema volatilidad que atraviesan los mercados de valores europeos podrían perturbar su ordenado funcionamiento y afectar al normal desenvolvimiento de la actividad financiera”. Según el organismo, no es una decisión menor si se toma en cuenta que España está acorralada por los mercados: esta mañana la bolsa española, el IBEX-35, se desplomó poco más de 5%, luego de haber cerrado el viernes a niveles de 5,8%, alterando a la mayoría de las bolsas europeas. La CNMV toma la decisión mientras el Banco Central Europeo le sigue escamoteando al gobierno de Mariano Rajoy la ayuda para el rescate del sistema bancario, y ante los llamados urgentes, como el emitido hoy por Felipe González señalando que Mariano Rajoy está obligado a convocar a un gran acuerdo nacional para salir de la crisis, en entrevista con Soledad Gallego-Díaz para El País. Esta decisión de prohibir las operaciones especulativas significó una recuperación  más de un 4% de caída y moderar el castigo al 1,1% al cierre. Esta decisión –que también ya asumió Italia—se mantendrá por un período de tres meses, hasta el cierre del mercado el 23 de octubre. No obstante, es una medida que eventualmente se puede prolongar o levantar si así se considera necesario. Por separado, el expresidente Felipe González se refirió a la crisis en una entrevista con El País, donde afirmó que Mariano Rajoy está obligado a convocar a un gran acuerdo nacional para salir de la crisis. González se muestra preocupado, pero sobre todo “furioso con la manera en la que se desarrollan las cosas en Europa respecto a España”. Criticó que el gobierno haya consentido una “intervención total” en los hechos, pero “de bajo costo” para la propia Unión Europea, y sin que Rajoy hubiese negociado como condición el acceso a una financiación razonable. Sin mencionar por su nombre a su sucesor José María Aznar, González señala que fue en el período de gobierno de éste, donde inició la burbuja inmobiliaria, que tantos dolores de cabeza están dando a los españoles. Los señala como “los errores españoles” comenzaron en 1998, aun cuando admite que en el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero no se resolvieron los errores, sino peor aún “se le echó gasolina al fuego”. En su opinión, las decisiones del actual gobierno del PP están llevando a España “a la ruina”. “Vamos a la deriva como españoles y como europeos”, dice. El expresidente critica y considera una “estupidez” creer que “España es demasiado grande como para dejarla caer porque se destruiría el euro”.

Comentarios