Obama al Capitolio: tope de deuda no está sujeto a negociación

lunes, 14 de enero de 2013
WASHINGTON, (apro).- El presidente Barack Obama aseguro que no está dispuesto a negociar con el Congreso federal el tema del aumento en el tope de la deuda del país porque, simplemente, no quiere entrar en una moratoria de las obligaciones financieras que podrían causas una crisis económica mundial. “El tema del tope de la deuda no es un asunto de autorizar más gastos, el aumentarlo no implica más gastos; simplemente, permite al país pagar por los gastos que ya fueron autorizados por el Congreso”, subrayó Obama durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, la última de su primer mandato presidencial. El presidente explicó que no permitirá que los republicanos del Congreso manipulen una situación de tanta gravedad, como el tema de la deuda. Por ello, indicó que no está dispuesto ceder en las condiciones republicanas que claman el recorte de gastos y la eliminación de programas federales, a cambio de incrementar el tope de la deuda. “Hay cobros que ya se nos están venciendo y tenemos que pagarlos, por ello estoy dispuesto a comprometerme en algo que te tenga sentido y que reduzca el déficit, porque Estados Unidos no aguantaría otro debate con este Congreso, sobre si debemos pagar o no los cobros que se nos están amontonando”, añadió Obama. Actualmente, la deuda de Estados Unidos es de 1.6 billones de dólares que podría incrementarse en más de 100%  en 10 años si el Congreso no autoriza a finales de marzo de este año a más tardar un aumento en el tope de ésta para cubrir pagos. Obama insistió en que él ha estado peleando ante el Congreso la creación de un plan para reducir 4 billones de dólares en el déficit federal en los próximos 10 años. Recordó a su vez que en los últimos dos años ha promulgado leyes que recortan gastos del gobierno federal y arrojan un ahorro de 1.2 billones de dólares, por ello advirtió que si Estados Unidos entra en una moratoria de deuda, los legisladores que así lo quieren serán los responsables de una crisis económica de consecuencias globales. “Es una irresponsabilidad la simple idea de canalizar la posibilidad de que Estados Unidos no pague sus deudas”, dijo  Obama. El mandatario indicó que en su país se debe “acabar con el hábito” de negociar asuntos de carácter urgente justo cuando están a punto de acabarse los planes. De ahí que insistiera en que no está dispuesto a dejarse manipular con por los republicanos del Congreso y que está dispuesto a encontrar una solución equilibrada al tema de la reducción del déficit del presupuesto federal. “Lo que no haré es negociar con una pistola apuntando a la cabeza del pueblo estadunidense”, subrayó el primer mandatario. Al término de la conferencia de Obama, el liderazgo republicano del Congreso emitió un comunicado de prensa en el que rechazaron la postura asumida por el mandatario estadunidense. “No hablaremos del tema aumentar el tope de la deuda si no hacemos más recortes a los gastos del gobierno”, advirtieron los legisladores republicanos del Capitolio.  

Comentarios