Asume Obama segundo periodo bajo promesa de reforma migratoria

lunes, 21 de enero de 2013
WASHINGTON, (proceso.com.mx).- Al asumir por segunda vez la investidura presidencial, el presidente Barack Hussein Obama hizo un llamado a sus conciudadanos a la unidad nacional a fin de concretar los avances económicos, democráticos, sociales y migratorios indispensables, dijo, para concretar la paz. “No podemos confundir al absolutismo con los principios ni reemplazar la política con el espectáculo”, declaró Obama ante unas 800 mil personas reunidas en el Capitolio que atestiguaron la ceremonia de su segunda toma de posesión y juramentación como presidente de los Estados Unidos. “Esta generación de estadunidenses ha sido sometida a prueba por la crisis, pero ello fortaleció nuestra determinación y resistencia”, dijo Obama en su mensaje. Asimismo, añadió que una década de guerra se está terminando y que la recuperación económica ha comenzado. “Las posibilidades de Estados Unidos son interminables”, subrayó. Luego de hacer un llamado a la unidad nacional, el mandatario número 44 de Estados Unidos aseguró que “la misión no estará terminada” hasta que, bajo el imperio de la ley, se trate de manera equitativa a los homosexuales, hasta que no haya igualdad y se aceleren los procesos de votación”. [gallery type="square" columns="9" ids="331267,331268,331269,331270,331271,331272,331273"] “Hasta que no encontremos una mejor manera de recibir a los inmigrantes necesitados y esperanzados que siguen viendo a nuestro país como tierra de la oportunidades”, destacó Obama, en clara alusión a la necesidad de emprender un reforma amplia a las leyes de inmigración. El mandatario afirmó también que no hay tiempo que perder. Sostuvo que “debemos actuar ahora”, para evitar que los avances sean parciales y para que se materialicen las oportunidades que se han abierto en los últimos cuatro años. Y en un llamado directo a los legisladores federales, pidió a republicanos y demócratas unirse a los trabajos para concretas los pendientes económicos, sociales y políticos. “Entendemos que nuestros programas no son adecuados para las necesidades de nuestro tiempo”, dijo Obama. Y destacó que urge la presencia de nuevas ideas, de reorganización, de actualizar el Código tributario y el sistema de educación para darle a la población los conocimientos necesarios que fortalezcan al país. "Esto es lo que se necesita en nuestro tiempo y es lo que realmente dará sentido a nuestro credo”, indicó. Sin la misma cantidad de simpatizantes que tuvo en su primer mandato, el discurso de Obama fue sobrio, breve y conciso. El mandatario demostró una vez más su cualidad de buen orador. Ante unos republicanos escépticos, Obama se comprometió a concretar las promesas incumplidas de su primer periodo presidencial y las que reveló durante su segunda contienda por el Poder Ejecutivo. En términos generales, la ceremonia pública inaugural no tuvo la investidura de la gran fiesta de 2009, pero la Casa Blanca se encargó de adelantar que esta vez sería más modesta por los problemas económicos del país. Al concluir la ceremonia de juramentación, el presidente y el vicepresidente Joe Biden ofrecieron un almuerzo a los legisladores federales.

Comentarios