Presentan senadores de EU plan de reformas migratorias

lunes, 28 de enero de 2013
WASHINGTON (apro).- En su afán de amarrar el voto de la comunidad hispana, un grupo de senadores republicanos y demócratas dieron a conocer una serie de propuestas orientadas a reformar las leyes migratorias y regularizar el estatus de unos 11 millones de inmigrantes indocumentados. En rueda de prensa los senadores demócratas Charles Schumer (Nueva York), Bob Menéndez (Nueva Jersey), Richard Durbin (Illinois) y los republicanos, John McCain (Arizona), y Marco Rubio (Florida) aseguraron que la clave para hacer cambios integrales a las leyes de inmigración es reconocer que los estadunidenses se oponen a la inmigración indocumentada. Bajo el título de “Borrador bipartidista para una reforma migratoria amplia”, el documento formulado por los senadores se sustenta en los que ellos llamaron “cuatro pilares básicos”, para resolver el estatus de los 11 millones de indocumentados. “Primero, crear un proceso justo para que los inmigrantes indocumentados que ya están en Estados Unidos puedan hacerse ciudadanos bajo un marco compatible a los intereses de seguridad en la frontera”, explicó el senador Schumer. El segundo pilar del borrador establece la necesidad de que la reforma migratoria se haga con base en los intereses de la economía estadunidense y de la sociedad del país. “Tercero, crearemos un sistema efectivo de verificación de empleo que prevenga el robo de identidad y la contratación de trabajadores indocumentados”, puntualizo el senador por Nueva York. El último punto del plan bipartidista pide el establecimiento de proceso de admisión de trabajadores extranjeros temporales, que se derive de la necesidad de mano de obra; acorde primero con la situación laboral y necesidades de los ciudadanos estadunidenses. El borrador bipartidista contenido en cinco páginas y en cuya elaboración participaron también los senadores republicanos Jeff Flake (Arizona) y Lindsey Graham (Carolina del Sur), y el demócrata Michael Bennet (Colorado) es un decálogo de propuestas que sus autores quieren convertir formalmente en un proyecto de ley, siempre y cuando se apruebe el próximo mes de marzo en el Comité Judicial de la Cámara de Senadores que preside Patrick Leahy, demócrata por el estado de Vermont. “Creemos que este año será cuando el Congreso finalmente apruebe la reforma migratoria”, subrayó el senador Schumer, quien admitió que las verdaderas razones del por qué después de 12 años de fracasados intentos ahora sí existe la voluntad y el capital político para sacar adelante la reforma migratoria integral o amplia. “Por primera vez en la historia existen más riegos políticos para una oposición a la reforma migratoria que para los que la respaldan”, admitió el senador neoyorquino. La pura presencia de McCain confirmó lo que explicó Schumer, ya que hace 12 años este senador por el estado de Arizona era uno de los líderes que apoyaba la reforma migratoria integral. Sin embargo, hace cuatro años, cuando como candidato presidencial republicano se enfrentó al ahora presidente Barack Obama, cambió de posición y apoyó la persecución y criminalización de la inmigración indocumentada, y generó, además, la fuerza legislativa que se opuso  a que fuera sometida a votación en el Capitolio. Incluso, hasta el pasado mes de noviembre McCain seguía siendo uno de los grandes enemigos de la reforma migratoria integral, razón por la cual la gran mayoría de los votantes hispanos respaldaron primero la elección de Obama, y en los comicios del año pasado su reelección. “Elecciones, elecciones. El Partido Republicano está perdiendo el respaldo de los ciudadanos hispanos y nos hemos dado cuenta que hay muchos asuntos, en los cuales creemos que estamos de acuerdo con los ciudadanos estadunidenses; y este tema (la reforma) es preeminente para ellos”, declaró el senador McCain. En términos prácticos, las propuestas del grupo bipartidista establecen mecanismos de regularización del estatus migratorio para todos aquellos indocumentados que lleven más de cinco años en Estados Unidos, que no tengan antecedentes penales, que paguen impuestos y se comprometan a hablar inglés. La clave de esto no es emitirles una residencia legal inmediata, sino un permiso temporal de estancia y de trabajo, que después de cumplir con las condiciones, penalidades y procesos burocráticos, les permita en un plazo de cuatro a cinco años alcanzar la residencia permanente en Estados Unidos. El senador Menéndez explicó que bajo el estatus de residencia y permiso temporal que reciban quienes cumplan con las condiciones, éstos podrán hacer cosas que ahora no se les permiten bajo las leyes migratorias, aunque no serán residentes permanentes. “Inmediatamente después de que se apruebe la ley de reforma migratoria, la gente que vive aquí bajo las sombras tendrá el derecho legal de quedarse y trabajar, no estarán sujetos a una deportación si no tienen antecedentes penales, y no volverán a ser acosados; podrán trabajar”, aclaró el senador Schumer. Otro de los aspectos de la propuesta bipartidista es seguir fortaleciendo la seguridad en la frontera con México, para prevenir a toda costa el flujo de inmigrantes indocumentados. Para esto proponen darle al Departamento de Seguridad Interior todos lo que requiera en tecnología y personal. Por otro lado, establece un método de registro y salida de extranjeros que lleguen por mar, tierra y aire al territorio de Estados Unidos, esto para prevenir y tener la garantía de que ningún extranjero se quede en el país más tiempo del que se les autorizó con su visado y al momento de su ingreso. Los programas de empleo temporal también están garantizados en el documento, especialmente para los trabajadores agrícolas, quienes serán sujetos a un proceso más rápido de normalización de su estatus de residencia. Los senadores demócratas y republicanos, confían en que ahora sí existe en todo el Congreso, incluida la Cámara de Representantes, todo el respaldo necesario para aprobar una reforma migratoria integral, tomando en cuenta que Obama también lo apoya. Este martes en la ciudad de Las Vegas, Nevada, el presidente Obama dará a conocer su proyecto de reforma a las leyes de inmigración que, se estima, será similar al de los senadores bipartidistas y que, además, posteriormente se podría fusionar a este mismo para crear un solo proyecto de ley.

Comentarios