Nueva masacre en Siria: hallan 80 cuerpos de jóvenes torturados y con el tiro de gracia

martes, 29 de enero de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El conflicto armado en Siria que va para dos años y no tiene para cuando terminar abrió otra profunda cicatriz al reportarse el hallazgo de 80 cadáveres con las manos atadas a la espalda, huellas de tortura y el tiro de gracia en la ciudad de Alepo, al norte de esa nación. Los cuerpos, de jóvenes en su mayoría, estaban dispersos, tirados sobre el río Queiq, que atraviesa la ciudad de Alepo y que en esta época está casi seco. De acuerdo con la Comisión General de la Revolución Siria y los Comités de Coordinación Local suman 80 los cadáveres encontrados en el río, a la altura del barrio de Bustan al Qasr. Sin embargo, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos dijo que el número de víctimas ascendía a 65, aunque no descartó que pudieran ser más. En lo que sí coincidieron los tres organismos coincidieron es en que todos presentaban huellas de tortura y disparos de arma de fuego en la cabeza y que tenían de 20 a 30 años. Activistas publicaron fotografías en internet en las que se mostraban los cuerpos enlodados de decenas de hombres tirados sobre el pequeño río. Además de estos asesinatos, la Comisión General informó que nueve personas más fallecieron, entre ellas cuatro menores y tres mujeres debido a bombardeos lanzados por el régimen de Basar al-Assad en la localidad de Safira, en la periferia de Alepo. Desde el inicio del conflicto en Siria, hace ya 22 meses, han sido frecuentes las masacres por parte del gobierno y los grupos opositores. No se sabe qué bando perpetró la de hoy. Los rebeldes ingresaron a Alepo, la ciudad más poblada de Siria, en el verano pasado, pero sus avances fueron contenidos por las fuerzas del gobierno. Actualmente la ciudad está dividida casi por igual entre los dos bandos. Desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, en demanda de obtener mayores libertades democráticas y que Al-Assad deje el poder tras cuatro décadas de gobiernos de su dinastía, a la fecha, el conflicto en Siria ha dejado más de 60 mil muertos. Y mientras el número de víctimas crece, este martes el presidente sirio anunció que su mujer, Asma, está embarazada. El mandatario recibió visitantes a los que concedió una entrevista que fue publicada en el diario Al-Akhbar, un medio cercano al gobierno sirio, con base en Beirut. Por ese diario Al-Assad confirmó los rumores de embarazo de su mujer, de 37 años, nacida en Gran Bretaña y madre de sus tres hijos. Hasta antes de que comenzara la revuelta contra su esposo, Asma al-Assad era considerada un símbolo del glamour en Medio Oriente, lo cual le valió hasta una tapa de la revista Vogue. Sin embargo, ahora su reputación está en baja. Sus lujos son cuestionados dentro y fuera de Siria e incluso recibió sanciones económicas por parte de la Unión Europea. El año pasado, un medio de Jordania había asegurado que Asma estaba embarazada desde junio. Sin embargo, debido a que la familia presidencial no se deja ver en público, nadie pudo validar la información. Tampoco se puede confirmar mucha de la información sobre el conflicto en el país debido a que Al Assad ha prohibido la entrada de prensa extranjera y sólo ofrece esporádicamente entrevistas a medios que le son afines. En ésta última, además de confirmar el embarazo de su esposa insistió en que el Ejército "recuperó territorio en gran parte y logró importantes resultados, que pronto saldrán a la luz" y reiteró que los rebeldes son financiados por fuerzas del exterior.

Comentarios