Ofrecen republicanos a Obama elevar la deuda de forma temporal

jueves, 10 de octubre de 2013
WASHINGTON (apro).- John Boehner, líder de los republicanos en la Cámara de Representantes, ofreció a los demócratas y al presidente Barack Obama una solución de corto plazo para resolver la inmediatez del pago de los intereses de la deuda. “Queremos ofrecer al presidente un mecanismo para salir adelante”, anunció Boehner. Con las encuestas de opinión publica en las que sólo 5% de los estadunidenses aprueba el trabajo del Congreso federal, y ante la posibilidad de que resurja una crisis económica y financiera con carácter global por el eventual incumplimiento del pago de la deuda, los republicanos se vieron obligados a encontrar una alternativa al impasse político. Al presidente Obama “le queremos ofrecer un incremento temporal en el tope de la deuda, que es un acuerdo para poner a disposición de una conferencia bicameral sobre el presupuesto, por su interés de sentarse a hablar con nosotros sobre cómo salir adelante y reabrir las labores del gobierno”, explicó Boehner. La oferta republicana, que de inmediato calmó el nerviosismo y la volatilidad de Wall Street, es un plan que aumentaría el tope de la deuda dándole al Departamento del Tesoro los recursos necesarios para pagar los intereses de la deuda externa del país, por un plazo de seis semanas, a partir del próximo jueves 17 y que caducará el 22 de noviembre. En la Casa Blanca, el vocero presidencial Jay Carney se abstuvo de decir si Obama aceptaría la propuesta republicana, promulgándola como ley, ya que se espera que a más tardar este viernes 11 sea aprobada por el pleno de la Cámara de Representantes. “Vamos a ver qué es lo aprueban”, apuntó el portavoz de Obama. En términos generales, la solución a corto plazo de Bohener no se concentra en reabrir las actividades parciales del gobierno federal, que se cancelaron desde el martes 1 por la falta de presupuesto para financiarlas. En el Senado Harry Reid, el líder de la mayoría demócrata, ha dicho, haciendo eco de las palabras de Obama, que no aceptarán un proyecto de ley de corto plazo que no incluya la autorización para reiniciar las actividades gubernamentales suspendidas por la falta de presupuesto federal. El secretario del Tesoro, Jack Lew, fue este jueves al Congreso para pedir a los legisladores que incrementen el tope de la deuda externa, estimada en unos 16.7 billones de dólares. Hasta ahora la oposición de los republicanos a resolver el tema de los pagos del servicio de la deuda se fundamenta en su determinación de no aprobar un presupuesto federal que contenga financiamiento para la ley de salud publica, que entró en vigor el 1 de octubre pasado. Pese a que el incremento del tope de la deuda es una solución de corto plazo, por la diferencias políticas inquebrantables entre Obama y los republicanos sobre el tema de la ley de salud publica, se considera que a partir del próximo 22 de noviembre el Capitolio y la Casa Blanca volverán a poner al borde del precipicio a la economía de Estados Unidos.

Comentarios