Pietro Parolin ya es el número dos del Vaticano; releva a Tarcisio Bertone

martes, 15 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).— Durante una ceremonia presidida por el Papa Francisco, asumió hoy el cargo de Secretario de Estado de la Santa Sede el diplomático italiano Pietro Parolin, quien sin embargo no asistió al evento porque debió someterse a una cirugía menor. El propio pontífice informó a los invitados que fue “de urgencia” la cirugía aplicada a Parolin, y tuvo que realizarse justo cuando éste visitaba a su familia, radicada en la región del Veneto, al noreste de Italia. Por su parte, la sala de prensa del Vaticano señaló que pasarán varias semanas para que Parolin empiece a desempeñar sus funciones como nuevo secretario de Estado, en sustitución de Tarcisio Bertone. Se espera que con Parolin se inicie una nueva era en la diplomacia vaticana, cuyos objetivos serán mejorar la imagen del Vaticano en el exterior y poner en marcha la reforma de la Curia Romana que está emprendiendo el Papa Francisco. Los vaticanistas consideran que Parolin es el personaje adecuado para devolverle a la Santa Sede el prestigio que anteriormente tenía en la comunidad internacional. El mes pasado, en una entrevista concedida a medios latinoamericanos, Parolin señaló lo siguiente: “El reto fundamental después de la caída del muro de Berlín y del nacimiento de un mundo multipolar, es buscar el encuentro de estas realidades diferentes y hacer que estas diferencias no sean contraposiciones y conflictos, sino que ayuden a hacer crecer a la sociedad en la paz, en la solidaridad y en la justicia”. A diferencia de su antecesor en el cargo, Tarcisio Bertone, Parolin sí tiene una amplia experiencia diplomática, pues cuenta con una trayectoria de casi 30 años en ese terreno. De 58 años de edad, el “número dos” de la Santa Sede es considerado un hombre modesto, accesible, competente y siempre dispuesto al diálogo. Parolin fue ordenado sacerdote en 1980 y seis años más tarde entró al servicio diplomático de la Santa Sede. En Nigeria ocupó su primer cargo diplomático, de 1986 a 1989, ahí le tocó lidiar con los conflictos entre musulmanes y cristianos. De ahí pasó a trabajar en la nunciatura apostólica en México, donde estuvo hasta 1992, trabajando bajo las órdenes del entonces nuncio Girolamo Prigione, quien logró el reestablecimiento de las relaciones diplomáticas entre México y la Santa Sede. A fines de 1992, el Papa Juan Pablo II nombró a Parolin vicesecretario de Exteriores, en la Secretaría de Estado, cargo que ocupó hasta 2009. En ese puesto, Parolin trabajó en varios asuntos delicados: el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Vietnam, las complicadas relaciones con China y el embrollo fiscal con Israel a causa de los privilegios católicos en Tierra Santa. En agosto de 2009, el Papa Benedicto XVI lo nombró nuncio apostólico en Venezuela, donde su gestión estuvo marcada por las fuertes tensiones con el gobierno de Hugo Chávez, aunque ahí demostró sus dotes de negociador. De Venezuela, Parolin pasa a ocupar la Secretaría de Estado.

Comentarios