Jefes de Estado europeos condenan espionaje de Estados Unidos

jueves, 24 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se vio eclipsada por la discusión generada sobre el espionaje masivo de Estados Unidos a sus aliados que, afirmó la canciller alemana Angela Merkel, “rompió la confianza” en el gobierno del presidente Barack Obama. Las recientes revelaciones de que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés) recopiló más de 70 millones de registros telefónicos en Francia y que presuntamente espió el teléfono celular de Merkel, suscitó críticas por parte de los gobiernos de Francia y Alemania. "Espiarse entre amigos, eso no se hace", dijo hoy la canciller alemana a su llegada a la cumbre que se realiza en Bruselas, Bélgica. "Necesitamos confianza entre socios, y ahora hay que recuperarla. En eso tenemos que pensar. "Estados Unidos y Europa encaran desafíos comunes. Somos aliados. Pero esta alianza sólo puede ser cimentada en la confianza. Por eso repito: No puede darse el espionaje entre amigos", dijo Merkel, y afirmó que ese mismo mensaje lo transmitió al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante la conversación telefónica que tuvo el miércoles pasado con él. En dicha llamada, el presidente Obama le dijo a Merkel que Estados Unidos “no monitorea y no monitoreará” sus comunicaciones, afirmó el miércoles a reporteros el vocero de la Casa Blanca Jay Carney, pero no precisó si lo hizo antes. Según el semanario Der Spiegel, una inspección realizada por los servicios de información alemanes y la Agencia Federal de Seguridad llevó al gobierno alemán a considerar que las sospechas de espionaje son "plausibles", motivo por el que se han pedido explicaciones a la administración estadunidense. En la cumbre europea integrada por un bloque de 28 naciones otros gobernantes también manifestaron su disgusto por el presunto espionaje. El primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, consideró "totalmente inaceptable" que un país espíe al gobernante de un país aliado. Por su parte, el primer ministro holandés, Mark Rutte, sostuvo que "sería excepcionalmente grave" que resultaran ciertas las versiones periodísticas de que fue espiado el teléfono celular de Merkel. "Queremos la verdad. No es concebible en lo más mínimo que pudiera ser aceptable esta actividad", apuntó el primer ministro italiano Enrico Letta a la prensa. Micheal Spindelegger, ministro del Exterior de Austria, compartió la opinión de la canciller alemana al señalar: "Necesitamos restablecer la relación de confianza con Estados Unidos que fue afectada a causa de esta situación". En conferencia de prensa posterior, el presidente de Francia Francois Hollande, afirmó que su país y Alemania acordaron impulsar de aquí a final de año la negociación de un marco de cooperación con Washington, sobre las prácticas de los servicios secretos. El objetivo de ese marco, dijo, será "establecer reglas para el futuro", pues "hay comportamientos y prácticas que no pueden aceptarse", subrayó el mandatario francés. Hollande, afirmó que la iniciativa está abierta al resto de países europeos que quieran unirse.

Comentarios