El Papa Francisco crea oficina antilavado en El Vaticano

lunes, 18 de noviembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).– El papa Francisco aprobó la creación de una oficina de vigilancia en contra del lavado de dinero, que tendrá su propio personal operativo, informó hoy el vocero del Vaticano, el padre Federico Lombardi. Esta oficina empezará a operar el próximo día 21, de acuerdo con el decreto papal motu proprio (por propia voluntad) que fue expedido el pasado 15 de noviembre. Lombardi también adelantó que esta oficina antilavado quedará integrada al organigrama de la Autoridad de Información Financiera (AIF), la institución vaticana para combatir el reciclaje de capitales y que fue creada en 2010 por el papa Benedicto XVI. El vocero aclaró que, pese a estar integrada a la AIF, esta nueva oficina tendrá “roles y responsabilidades propias” para que así pueda “desarrollar más eficazmente sus funciones con plena autonomía e independencia”. De esta manera, el Vaticano cumplirá con las instrucciones del Moneyval –organismo de la Unión Europea que monitorea la transparencia financiera de sus Estados miembros–, en el sentido de que la Iglesia católica debería tener una oficina para evitar el lavado de dinero. Polémico cartel Por otro lado, una imagen del Papa emérito Benedicto XVI con maquillaje de travesti está siendo usada para promocionar un festival cinematográfico sobre homosexualidad y religión, el cual es organizado por la Universidad Estatal de Milán, Italia. La imagen, subida a la página de Facebook por la agrupación estudiantil Gay Statale, muestra al pontífice con los labios y los ojos pintados, y arqueando las cejas en tono provocativo. Esta imagen digitalizada está levantando una fuerte polémica en Italia. El diario conservador Il Giornale –propiedad de la familia Berlusconi– consideró a la imagen como “blasfema”, y de ser “una ofensa para la comunidad católica”. Sin embargo, para los organizadores del festival cinematográfico, lo escandaloso no es la imagen “provocadora”, sino que el “verdadero problema es la homofobia” propiciada por la Iglesia católica.

Comentarios