EU no presentará cargos contra Assange: Washington Post

martes, 26 de noviembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El Departamento de Estado estadunidense valora la posibilidad de abstenerse de presentar cargos contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, por la filtración de documentos clasificados del gobierno de Barack Obama. De acuerdo con información difundida este martes por el diario The Washington Post (TWP), funcionarios estadunidenses admitieron que “aún no se ha tomado una decisión formal” sobre el caso, aunque anticiparon que existen pocas posibilidades de enjuiciar a Assange en Estados Unidos por esas filtraciones. Y es que, admitieron, si se decide acusar al fundador de WikiLeaks –quien desde el 19 de junio de 2012 permanece refugiado en la embajada de Ecuador, en Londres, Inglaterra–, ello implicaría presentar igualmente acusaciones contra medios informativos y periodistas estadunidenses. Al respecto, el exportavoz del Departamento de justicia, Matthew Miller, detalló que el "problema" en la investigación abierta a Assange es que "no hay manera de procesarlo por la publicación de información sin que la misma teoría se aplique a los periodistas". "Si no se va a procesar a periodistas por publicar información clasificada, entonces no hay manera de enjuiciar a Assange", indicó Miller. En tanto, Barry J. Pollack, abogado en Washington de Assange, comentó al diario que han pedido "reiteradamente" al Departamento de Justicia que les informe de "cuál es el estado" de la investigación contra su cliente. "Ellos (el departamento) se han negado a hacerlo. No nos han informado de que vayan a cerrar la investigación o de que hayan tomado la decisión de no presentar cargos contra el señor Assange", destacó Pollack. Según los funcionarios citados por TWP, es casi un hecho que se descarten los cargos contra Assange, a menos que la investigación determine que el australiano se encuentra implicado en actividades criminales distintas a la divulgación de secretos militares y diplomáticos de Estados Unidos. En contraste, la administración de Barack Obama ha presentado acusaciones contra empleados y contratistas que filtraron los documentos, incluido el exempleado de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) Edward Snowden, y el analista de inteligencia militar del Ejército Bradley Manning. Funcionarios del Departamento de Justicia explicaron que en el caso de Assange no hubo una filtración ilegal de información, sino simplemente la publicación de los cables confidenciales, lo cual tiene implicaciones legales distintas. Las filtraciones hechas por Manning a WikiLeaks y Snowden, y posteriormente a medios informativos extranjeros y de Estados Unidos, han sido descritas por funcionarios de alto nivel de la administración Obama como un serio golpe a la seguridad nacional del país. Entre las revelaciones figura la existencia de programas de intercepción de llamadas telefónicas y comunicaciones de Internet dentro de Estados Unidos, así como programas de vigilancia a líderes extranjeros, incluidos los de Alemania, México y Brasil, entre otros. El pasado domingo 24, Assange denunció que "Internet ha sido ocupada militarmente por Estados Unidos y sus aliados anglosajones", con el objetivo de dominar a las sociedades para que pierdan su "soberanía nacional y libertad". Durante una videoconferencia transmitida en el marco del tercer Encuentro de Comunicación Audiovisual, realizado en Mar del Plata, Argentina, aseguró que “la lucha contra los monopolios de medios es la lucha de una nación”. Expresó que un país “es tan bueno como los medios de comunicación que tiene”, y advirtió que “la centralización y el control por las mismas personas de la distribución de los diarios les permite realizar controles” a escala mundial. “Una organización de medios –subrayó-- muchas veces es la que domina el entorno de conocimientos del público. Entonces, esto puede implicar un gran problema”.

Comentarios