Feminicidio, un flagelo que se expande

viernes, 8 de noviembre de 2013
BRUSELAS (apro).- Ante el fracaso de las autoridades mexicanas para poner un alto a los feminicidios –lo que ha convertido a México en uno de los países donde más asesinatos de este tipo se cometen sin ser castigados--, es necesario aplicar nuevas estrategias birregionales de acción. Así lo plantea una propuesta de resolución que será presentada para su discusión y adopción en la próxima Asamblea Parlamentaria Euro-latinoamericana, y a la que tuvo acceso Apro. “A menudo estos crímenes (los feminicidios) se cometen después de años de maltratos o de amenazas, especialmente por las parejas o exparejas de las mujeres; o pueden ser crímenes cometidos por desconocidos, en otros contextos, como los graves casos de desaparición, violencia sexual y asesinato de mujeres y niñas en ciertas regiones de México y Centroamérica, caracterizados por la impunidad y denunciados por el movimiento de mujeres desde principios de la década de los 90”, acusa la propuesta de resolución, fechada en agosto pasado. El feminicidio, continúa el “documento de trabajo conjunto”, “no es un fenómeno homogéneo en el continente americano. En algunos países –especialmente en (los de) Centroamérica y (en) México– la criminalidad organizada, la violencia armada y la debilidad de los sistemas de justicia constituyen un marco propicio para el incremento de la intensidad, masividad y la impunidad de los crímenes contra mujeres”. Elaborado por el diputado del Parlamento Europeo, Raúl Romeva, y la diputada del Parlamento Andino, Gloria Florez, el documento de 10 páginas, que se enmarca en los trabajos de la Comisión de Asuntos Sociales, será discutido y adoptado en la reunión plenaria de la Asamblea Parlamentaria Euro-latinoamericana –conformada por 150 legisladores de las dos partes–, que tendrá lugar el 25 y 26 de marzo de 2014 en Bruselas, Bélgica. Aunque no es de carácter vinculante y aún está por discutirse, la existencia del texto muestra que tales crímenes siguen despertando una significativa preocupación entre los legisladores de ambas regiones, cuyo máximo foro de diálogo político bilateral es la Asamblea Parlamentaria Euro-latinoamericana, creada en 2006. El 11 de octubre de 2007 el pleno del Parlamento Europeo aprobó la Resolución sobre los asesinatos de mujeres en México y América Central y el papel de la UE en la lucha contra este fenómeno, cuyo ponente fue el eurodiputado Romeva, miembro del grupo del Partido de los Verdes. En la negociación del contenido de dicha resolución intervino la embajada mexicana ante la UE, encabezada por Sandra Fuentes-Beráin, que con el apoyo de los eurodiputados del grupo del Partido Popular Europeo –liderados por el español José Ignacio Salafranca y la entonces presidenta de la delegación europarlamentaria para México, la alemana socialista Erika Mann– consiguió suavizar o quitar de la resolución final los puntos más incómodos para el gobierno mexicano, como la propuesta para crear en la Delegación de la UE en México un puesto diplomático contra los feminicidios, que fue eliminada (Proceso No. 1605).   Recomendaciones La referida propuesta de resolución para la Asamblea Parlamentaria Euro-latinoamericana reconoce que “tanto en América Latina como en Europa se han dado avances importantes como consecuencia de la denuncia y el activismo”, para después acusar que, “sin embargo, la realidad muestra que los instrumentos hasta ahora existentes se muestran insuficientes para detener el flagelo de los feminicidios”. En el capítulo titulado La necesidad de nuevas estrategias birregionales, el texto advierte –sin mencionar países-- que la “sola adopción” de leyes en Latinoamérica “no constituye una garantía de la implementación de las políticas públicas necesarias para contribuir a la prevención y erradicación” de los feminicidios. Insiste en que “la mayor parte de estas leyes no contemplan medidas de prevención ni políticas públicas que favorezcan la investigación, sanción y erradicación” de los mismos, y que para reducir la impunidad “es imprescindible abordar los problemas estructurales de sus sistemas de justicia, como la negligente actuación de los organismos policiacos y judiciales involucrados en la investigación”, aspectos que, considera, “no se resuelven solo con la tipificación del feminicidio”. El documento refiere que la Asamblea Parlamentaria Euro-latinoamericana se pronunció acerca de los feminicidios en la resolución Pobreza y exclusión social, adoptada en 2008, y que en la declaración de la VI Cumbre UE-América Latina, emitida el 18 de mayo de 2010, los jefes de Estado y de gobierno de ambos continentes “reiteraron su condena a todas las formas de violencia de género y la necesidad de adoptar las medidas para prevenirla y erradicarla”. En la más reciente cumbre bilateral, celebrada en Santiago de Chile en enero pasado, los mandatarios aprobaron un Plan de Acción 2013-2015, en el que por primera vez se incluyó un capítulo sobre asuntos de género que aborda la eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres, recuerda también el texto. Explica que dicho plan contempla la creación de un espacio de diálogo birregional sobre temas de género y la promoción de acciones para combatir la violencia contra mujeres y niñas, incluyendo el intercambio de experiencias sobre mejores prácticas y la instrumentación de medidas concretas para la investigación de los feminicidios. Asegura que, con ese contexto, la Asamblea Parlamentaria Euro-latinoamericana “se encuentra actualmente en una posición privilegiada para definir los lineamientos que tales estrategias y acciones deben seguir”. En ese sentido, la propuesta de resolución plantea varias recomendaciones, entre ellas diseñar, revisar y reformular las políticas públicas en torno de la violencia contra las mujeres, incluyendo la incorporación del tema en los programas escolares; disponer de información estadística oficial completa y accesible sobre el feminicidio, y fortalecer las medidas legislativas y administrativas que garanticen el acceso a una justicia efectiva y la erradicación de la impunidad, así como la reparación para las víctimas y sus familias. Formula igualmente que debe ser apoyado y fortalecido el trabajo y la acción de las organizaciones de derechos humanos, incluyendo medidas de protección adecuadas para sus integrantes; revisar las estrategias implementadas por los Estados para el combate de la violencia armada, considerando el impacto desproporcionado que estos contextos tienen para la vida y seguridad de las mujeres, y establecer criterios de carácter ético sobre el tratamiento mediático de la violencia de género. Finalmente, el texto preliminar “exige” a los Estados “esfuerzos presupuestarios coherentes” para luchar contra los feminicidios, y los insta a que “coordinen esfuerzos” para la aprobación en la Asamblea General de la ONU de la Resolución (para) Actuar contra los asesinatos de género de las mujeres y las niñas, además de exhortarlos a que se siga incluyendo la temática de los feminicidios en los espacios de diálogo político entre los gobiernos de los países de la UE y Latinoamérica, con la participación de la sociedad civil.   Campaña europea Para impulsar tal resolución, el pasado 16 de octubre el eurodiputado Romeva y su colega del Partido Verde, la alemana Franziska Keller, así como el eurodiputado socialista belga Marc Tarabella, lanzaron en el Parlamento Europeo la campaña Visibilizando el feminicidio en Europa y América Latina, para la que se realizó un video que se presentó a los medios de comunicación en Bruselas. En tal campaña participan la Asociación Latinoamericana de Organizaciones de Promoción al Desarrollo (ALOP), Grupo Sur, Iniciativa de Copenhague para Centroamérica y México (CIFCA), Asociación de organizaciones para el desarrollo relacionadas con el Consejo Mundial de Iglesias en Europa (APRODEV), Amnistía Internacional, la Oficina para la Unión Europea de la Fundación Heinrich Böll, Oxfam Solidaridad, y la Oficina Internacional de Derechos Humanos-Acción Colombia (Oidhaco). En el video en cuestión –con una duración de 5.17 minutos– aparecen, entre otros, los eurodiputados Romeva y Keller, así como el eurodiputado del partido del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica, el sueco Mikael Gustafsson, quien preside la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género, además de Dagmar Shumacher, directora de la ONU Mujeres en la oficina de enlace de Bruselas. En él se describe el fenómeno de los feminicidios y se exige el cumplimiento de las convenciones internacionales; además, se exponen algunas de las recomendaciones contenidas en la propuesta de resolución para la Asamblea Parlamentaria Euro-latinoamericana, a la que se menciona como un apoyo importante al combate contra la violencia de género. En el video, Gustafsson indica que “cinco de los 12 países con la tasa más alta de feminicidio están en Latinoamérica”. Enseguida Keller explica que “las razones y contextos para que una mujer sea asesinada son numerosos”, y precisa que “en México, el crimen organizado, el narcotráfico y las fuerzas armadas atentan contra su seguridad”. Durante la presentación de la campaña en el Parlamento Europeo, Keller, quien en varias ocasiones se ha entrevistado con defensores de derechos humanos en México, señaló que el país enfrenta “un gran problema: el número de los feminicidios no sólo no se ha reducido, sino que ha aumentado, y el fenómeno se está expandiendo”. Peor aún, dijo, “la mayoría de los asesinatos no han sido resueltos”. Ante la prensa internacional, la eurodiputada alemana señaló que “no podemos esperar mucho de Enrique Peña Nieto”, ya que él, dijo, fue el gobernador del Estado de México, donde los feminicidios se dispararon, por lo que el presidente “no ha mostrado un compromiso suficientemente sólido”, afirmó. De acuerdo con Keller “hay muchos activistas y parlamentarios en México (contra los feminicidios) que tienen que ser apoyados por la comunidad internacional”, con el objetivo –enfatizó– “de hacerles sentir que no están solos en esta lucha”.

Comentarios