Snowden busca asilo en Brasil

martes, 17 de diciembre de 2013
MÉXICO, D.F., (apro).- Por segunda ocasión, el excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), Edward Snowden, solicitará asilo a Brasil, pese a que el gobierno de Dilma Rousseff ya se lo negó en un primer intento realizado en junio pasado. En una carta abierta dirigida a ciudadanos brasileños y publicada por el diario Folha de São Paulo, Snowden –quien se encuentra asilado en Rusia después de haber revelado programas secretos de espionaje de Washington– dice que "emergió de las sombras de la NSA" para "compartir con el mundo" las pruebas de que se "ha montado un sistema de vigilancia mundial para rastrear secretamente cómo vivimos, con quién conversamos y qué decimos". El estadunidense señala que se decidió a denunciar esas prácticas convencido de que "los ciudadanos merecen entender el sistema en el cual viven", y que la "reacción de ciertos países" a sus denuncias, entre los que cita a Brasil, "ha sido inspiradora". De igual manera, hace referencia la forma en que Brasil fue afectado por el espionaje estadunidense. "La NSA y otras agencias dicen que, por nuestra propia seguridad, en nombre de la seguridad de Rousseff y de la Petrobras, revocaron nuestro derecho a la privacidad e invadieron nuestras vidas, y lo hicieron sin pedir permiso a la población de ningún país". Según el exanalista de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), varios senadores brasileños le han pedido ayuda para una investigación que lleva adelante el Congreso en torno a las supuestas actividades de vigilancia de Estados Unidos sobre ciudadanos del país sudamericano. En su carta, Snwoden reitera su disposición de "ayudar cuando eso sea apropiado y legal", pero sostiene que se ve imposibilitado de colaborar con la pesquisa porque “Estados Unidos trabaja sin descanso para limitar mi habilidad de ayudar”. El excontratista de la NSA insiste que sólo le será posible cooperar una vez que se le conceda asilo político de carácter permanente. No obstante, la embajada de Brasil en Moscú le dijo a la BBC que no ha recibido una carta formal de Snowden. Sobre el punto, el periodista Glenn Greenwald, excolumnista del diario británico The Guardian, dijo a Folha de São Paulo que "si el Gobierno brasileño agradece las revelaciones, sería muy lógico protegerlo (a Snowden)". En junio pasado, cuando Rusia le concedió el asilo temporal, el exanalista de la CIA pidió asilo a una decena de países, entre ellos Brasil, pero el gobierno de Rousseff se limitó a comunicar que "no tenía intención de responder", lo que en términos diplomáticos equivale a una negativa. Dos meses después, documentos entregados por Snowden a Greenwald demostraron que hasta las comunicaciones personales de Rousseff eran espiadas, lo que llevó a la mandataria a cancelar una visita de Estado que haría a Washington en octubre. Las relaciones entre Brasil y Estados Unidos se enfriaron desde entonces y Rousseff decidió promover un debate en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con el objetivo de que se establezcan normas globales que impidan el espionaje a través de internet.

Comentarios