Supervisa el Papa proyecto de reformas profundas a la curia romana

martes, 3 de diciembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Con el objeto de conocer los avances en el proyecto de reformas de la curia romana, el Papa Francisco sostuvo hoy una reunión con el grupo de ocho cardenales –el llamado G8– que elabora dicho plan. El pontífice y el G8 tuvieron su reunión a puerta cerrada, en la Casa Santa Marta, dentro del Vaticano. Ahí debatieron la posibilidad de fusionar varios dicasterios y congregaciones, a fin de adelgazar el aparato burocrático de la Santa Sede, según informó el vocero del Vaticano, Federico Lombardi. El portavoz adelantó que el objetivo es hacer una nueva Constitución para el Vaticano, en la que se incluirán las reformas. “Las reformas no se van a limitar a retoques y cambios marginales, sino que se va a trabajar en una nueva Constitución con novedades consistentes. Se trabajará, en definitiva, en una nueva Constitución”, recalcó Lombardi. De esta manera se cambiará la Constitución Pastor Bonus, que específicamente reglamenta a la curia romana y fue creada en 1988 por el papa Juan Pablo II. Lombardi también señaló que los trabajos del G8 no concluirán pronto, sino que respetarán el estilo del Papa Francisco, quien no toma decisiones precipitadas. “No se prevé una conclusión de labores a corto plazo. La reforma requiere una reflexión profunda. En febrero se celebrará otra ronda de reuniones”, dijo. Según los expertos en asuntos del Vaticano, aparte de reducir los dicasterios romanos, el actual Papa le restará poder a la Secretaría de Estado, que ya se ha convertido en un poderoso ente que le hace sombra a los mismos pontífices. Finalmente, la intención de Jorge Bergoglio es hacer una Iglesia más democrática, abierta y horizontal, como lo ha expresado en varios de sus discursos, y para esto tiene que reformar forzosamente a la curia romana.

Comentarios