Ofrece Obama firmar 'de inmediato' la reforma migratoria

martes, 12 de febrero de 2013
WASHINGTON (apro).- Después de asegurar que la recuperación económica de Estados Unidos sigue avanzando, el presidente Barack Obama encomió al Congreso federal a aprobar en los próximos meses una reforma migratoria integral. “Ha llegado el tiempo de aprobar una reforma de inmigración amplia”, declaró Obama en su cuarto Informe sobre el Estado de la Unión, ante una sesión conjunta del Congreso federal estadunidense. El mensaje del mandatario estuvo en su mayoría concentrado en los temas económicos, creación de empleos, ajustes tributarios, presupuestarios y de balance del déficit y del tope de la deuda, pero este contexto fue aprovechado para retar al Capitolio a hacer un cambio amplio y comprehensivo a las leyes de inmigración. “Vamos a hacerlo, envíenme un proyecto de ley de reforma migratoria integral en los próximos meses, y lo promulgaré inmediatamente”, ofreció Obama ante los miembros del Cámara de Representantes y de Senadores. En su discurso, que de manera extraoficial marca el inicio de su segundo y último mandato, el presidente Obama consideró que tanto legisladores como empresarios, trabajadores, sindicatos y grupos religiosos coinciden en que este debe ser el año en que se debe concretar la reforma migratoria. Al dirigirse al sector conservador del Partido Republicano, que por años se ha opuesto a la reforma migratoria, el presidente les reiteró que los cambios a las leyes estipulan un mejoramiento en términos de la protección a la frontera con México. En ese sentido, Obama recordó que durante su primer mandato presidencial envió a la Guardia Nacional a la frontera, aumentó la vigilancia con más agentes de la Patrulla Fronteriza y actualizó la tecnología para la supervisión aérea y terrestre de la zona. “Los cruces ilegales de personas cayeron en los niveles más bajos de los últimos 40 años”, presumió Obama. Y como ya lo había solicitado al Congreso, el presidente reiteró que la regularización de los 11 millones de indocumentados que se estima hay en el país deberá estar condicionada a la revisión de antecedentes penales, pagar impuestos, penalidades y aprender inglés. “Una verdadera reforma implica reducir el sistema de espera para lograr la residencia legal, la burocracia y atraer a los altamente capacitados ingenieros y empresarios que ayudarán a crear empleos”, puntualizó Obama. También recordó a los legisladores que en el Capitolio un grupo bipartidista ya trabajó en la discusión y elaboración de un proyecto de ley de reforma migratoria integral. En su reporte, Obama también tocó un punto escabroso que lo mantiene en disputa con los republicanos y los demócratas más conservadores del Congreso: la regulación y prohibición de venta de armas de asalto. El mandatario insistió a los legisladores que a dos meses de la matanza de niños en Newtown, Connecticut, es necesario que el Congreso someta a votación un proyecto de ley para regular la venta de armas y evitar que éstas sigan siendo la base de masacres sin sentido que le cuestan la vida a personas inocentes. “Los estadunidenses que creen en la Segunda Enmienda se han unido alrededor de una reforma de sentido común, como la de establecer un sistema de verificación universal de antecedentes penales, que hará más difícil que los criminales pongan armas en sus manos”, subrayó Obama. El punto central del mandatario estuvo dedicado a destacar que el país poco a poco está saliendo de la crisis económica, pero en este sentido exigió a los congresistas dejar de lado los intereses políticos para ayudar a concretar los pocos avances alcanzados. “Gracias al coraje y determinación del pueblo estadunidense, hay muchos progresos que reportar”, presumió el presidente. Luego aseguró que después de 10 años de guerra los soldados estadunidenses están regresando a casa, que finalmente los empresarios están incentivando la creación de nuevos empleos, seis millones de plazas, según indicó a los legisladores. “Nuestro mercado de viviendas se está recuperando, el mercado financiero está robusteciéndose, y los consumidores, pacientes y dueños de casas disfrutan de protecciones más sólidas”, matizó. Para la consolidación económica del país, Obama pidió a los legisladores una colaboración sin tapujos, concentrada en el equilibrio fiscal, recortes de gastos federales efectivos, balancear el déficit presupuestario y sobre todo garantizar que un aumento en el tope de la deuda nunca provocará una nueva crisis. Respecto del tema de las tropas en el extranjero, resaltó que para el próximo año, además de los más de 30 mil soldados que ya regresaron a sus hogares, saldrán del conflicto con Afganistán otros 34 mil efectivos. “El regreso de las tropas continuará y para finales del próximo año nuestra guerra en Afganistán llegará a su fin”, aseguró Obama. El discurso presidencial también se concentró en destacar el trabajo para fortalecer económicamente al país y a la clase media, por lo que exigió más reformas tributarias. Obama concluyó su informe al sostener que para garantizar la reputación y fortaleza económica de Estados Unidos en el mundo, es necesario que los congresistas apoyen el compromiso de reducir el déficit presupuestal y pagar a tiempo los compromisos de deuda del país.

Comentarios