Tendido en el suelo, Francisco celebra el Viernes Santo

viernes, 29 de marzo de 2013
MÉXICO, D.F., (apro).- El Papa Francisco encabezó este Viernes Santo su primer Viacrucis como líder de la Iglesia católica en el Coliseo Romano. El Papa latinoamericano inició la celebración con la liturgia de la Pasión del Señor que recuerda las últimas horas de vida de Jesús. La ceremonia se llevó a cabo en la Basílica de San Pedro, donde oró durante varios minutos tendido en el suelo y luego procedió a la adoración de la cruz. Más de dos mil cardenales, arzobispos, obispos y sacerdotes, así como más de 10 mil creyentes católicos romanos se unieron al Papa en la celebración. Ahí, los llamó a estar cerca de sus congregaciones y las preocupaciones de las personas. Los sacerdotes deberían “ser pastores que tienen el olor de sus ovejas”, dijo. Durante la ceremonia, el Predicador de la Casa Pontificia, Raniero Cantalamessa, dijo que la burocracia y las controversias impiden que el Evangelio llegue a los hombres, y citando las palabras de Cristo a San Francisco de Asís, dijo: "Ve, Francisco, y repara la Iglesia". Cantalamessa afirmó que la excesiva burocracia, la división entre los cristianos y las controversias del pasado impiden que el mensaje de Cristo llegue nítido a los hombres y resaltó la necesidad de que la Iglesia vuelva "a la simplicidad y a la sencillez de sus orígenes". "Ocurre como con algunos edificios antiguos. A través de los siglos, para adaptarse a la necesidad del momento, se les llena de divisiones, escaleras, habitaciones y cubículos pequeños. Llega un momento en que te das cuenta de que todas esas adaptaciones ya no responden a las necesidades del momento, sino que son un obstáculo, y entonces tenemos que tener el coraje de derribarlas y volver el edificio a la simplicidad y sencillez de sus orígenes", afirmó. La celebración de esta Semana Santa llevará el sello del Papa emérito Benedicto XVI, quien ya había encargado las meditaciones al patriarca de la Iglesia maronita libanesa Bechara Rai. En dichas reflexiones se destaca el drama que vive Medio Oriente, con la guerra en Siria, pero también la difícil coexistencia entre musulmanes y cristianos así como el auge del Islam y la huida de muchos cristianos de la región ante la persecución que sufren, en particular en Egipto. Por la noche, inició el recorrido de las 14 estaciones del Viacrucis, que coronaron las actividades de este Viernes Santo. El sábado 30, el Papa continuará con la serie de actos de la Vigilia Pascual, que celebra en la noche de Pascua la resurrección de Jesús. Asimismo, bautizará a cuatro adultos convertidos al catolicismo: un albano, un italiano, un ruso y un estadounidense de origen vietnamita. El domingo celebrará en la Plaza de San Pedro la misa de Pascua ante decenas de miles de peregrinos y pronunciará la tradicional bendición "Urbi et Orbi" ('a la ciudad y al mundo').

Comentarios