Difunden fotografías del presidente de Galicia al lado de un narcotraficante

lunes, 1 de abril de 2013
MADRID (apro).- La publicación de unas fotografías del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, acompañado del narcotraficante gallego Marcial Dorado Baúnde, agitó la política regional e incluso la oposición pidió la dimisión del político. Este caso se convierte en un nuevo frente del Partido Popular (PP) a nivel nacional, que enfrenta investigaciones de corrupción contra algunos de sus militantes (Caso Gürtel, caso Bárcenas), además del cerco que sufren sus dirigentes por la protesta ciudadana (escarches) debido a su política anticrisis, que cada vez provoca mayor malestar. Como presidente de Galicia, Núñez Feijóo fue el firmante del protocolo mediante el cual Petróleos Mexicanos (Pemex) se comprometió a contratar astilleros gallegos para la renovación de sus embarcaciones –14 remolcadores y dos floteles—, evento que encabezó al lado del entonces director de la paraestatal, Juan José Suárez Coppel. En las fotografías difundidas el domingo 31 de marzo por el diario El País, que datan de 1995, se ve al actual dirigente político con Marcial Dorado, en un yate del narcotraficante y durante una excursión por un sitio no especificado. En ese tiempo, el político era número dos de la Consejería de Salud del gobierno gallego y saltó a la política nacional en Madrid. Entonces Dorado Baúnde ya había sido detenido en dos ocasiones, la primera en 1983, como consecuencia de una redada contra el tráfico ilegal de tabaco –que es la actividad de la que provienen los principales clanes del narco gallego– y otra en 1990. El traficante fue uno de los narcos perseguidos por la operación Nécora que encabezó el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón. Posteriormente, fue capturado como parte de una gran operación de tráfico de cocaína procedente de Sudamérica, por la que cumple una condena de 14 años de prisión. Casi toda la oposición ha pedido a Núñez Feijóo que presente su renuncia. Uno de ellos es el secretario general del Partido Socialista gallego, Pachi Vázquez, quien fustigó que mantuviera una relación de “estabilidad” con una persona catalogada “como narcotraficante” en los propios medios de comunicación y que había sido detenida y “condenada” en los años 80, cita El País. “Nadie puede seguir siendo presidente del gobierno gallego con esta carga a las espaldas”, dijo el socialista. El Bloque Nacionalista Gallego (BNG) consideró esta relación de Feijóo con el narco como un hecho “de suficiente gravedad” como para que el presidente presente “su dimisión inmediata”. “Una persona que mantiene este tipo de relaciones es indigna de ser presidente de Galicia”, dijo el portavoz de BNG, Francisco Jorquera. Yolanda Diéz, dirigente de Alternativa Galega de Esquerda, declaró que “no son unas relaciones normales”, por tanto se preguntó “qué tipo de negocios hacía el señor Feijóo con el señor Dorado”, incluso recordó que en los años 90, en las listas electorales del PP, llegaron a concurrir “personas vinculadas al narcotráfico”. Desde el principio, el presidente gallego, Núñez Feijóo, trató de restarle importancia a las fotografías y aseguró que no dimitirá del cargo, porque no hacía “nada ilegal”. En su opinión, “son simplemente unas fotografías antiguas y así se ha corroborado en diferentes investigaciones judiciales”. En cambio, asumió una posición de víctima, al señalar que ya en el pasado se le había amenazado con sacar a la luz las fotografías y su relación con Marcial Dorado. “Se me ha intentado amedrentar en todo este tiempo y no lo han conseguido. Seguiré diciendo lo que pienso”, dijo. El mismo domingo, el diario español incluyó declaraciones de Feijóo en las que aseguró desconocía en aquel entonces las actividades ilegales de Marcial Dorado. Hoy en el Parlamento gallego dijo que cometió “la torpeza” de no investigar más a profundidad y con sus propios medios el pasado de su examigo, Marcial Dorado.

Comentarios