Miles de hispanos exigen reforma migratoria integral

miércoles, 10 de abril de 2013
WASHINGTON (apro).- “Reforma migratoria ya”, “Ciudadanía para 11 millones”, “Reunificación familiar”, “Aquí estamos y no nos vamos, porque ya votamos”, fueron algunos de los lemas que gritaron unos 10 mil hispanos frente al Congreso federal de Estados Unidos que se unieron para exigir la aprobación de una reforma migratoria amplia. La masiva manifestación integrada por hispanos que llegaron a la capital de Estados Unidos procedentes de los 50 estados de la Unión Americana, ocurrió justo cuando dentro del Capitolio los legisladores federales trabajan en la redacción del proyecto de ley para reformar de manera integral las regulaciones migratorias. “Estamos trabajando en la redacción de la legislación, y creo que estará terminada la próxima semana”, declaró Bob Menéndez, senador federal demócrata por Nueva Jersey, y uno de los oradores principales de la manifestación en el Congreso. A diferencia de las manifestaciones y marchas que se realizaron hace algunos años en Washington para pedir una reforma migratoria amplia, ésta ocurre cuando los legisladores federales demócratas y republicanos, por interés político electoral, más que por simpatía a los inmigrantes están dispuestos a aprobar el cambio a las leyes migratorias. En la redacción del proyecto de ley, que encabeza el llamado “Bando de los 8” –integrando por cuatro senadores republicanos y cuatro demócratas– se estipula la regulación del estatus de residencia en Estados Unidos de unos 11 millones de inmigrantes indocumentados. La medida contempla también fortalecer la vigilancia en la frontera con México, emitir de dos mil a 20 mil visas de empleo temporal por año, dependiendo de la demanda de mano de obra y la situación económica; apuntalar y robustecer las leyes y sanciones para los empleadores de trabajadores indocumentados, y acotar todo esto a condicionamientos rigurosos para todos aquellos que se beneficien con la reforma. Frente a la perspectiva de que el proyecto de ley será presentado ante el Congreso federal de manera formal la próxima semana, el Comité Judicial de la Cámara de Senadores anunció la realización de audiencias para comenzar a canalizar a la legislación. “Ya es hora de que el Congreso apruebe una reforma migratoria con sentido común”, declaró ante los miles de hispanos reunidos en Washington, D.C., Mary Kay Henry, presidente del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU), que fue uno de los organizadores y patrocinadores de la manifestación. Al unísono de la manifestación en la capital estadunidense, en varios puntos de la Unión Americana se llevaron a cabo otros 50 eventos similares para exigir la reforma migratoria. “Lo que ocurrió en el Capitolio y en los eventos en todo el país, fueron una muestra de apoyo para que el Congreso arregle de una vez por todas, nuestro resquebrajado sistema de inmigración”, anotó, por su parte, Eliseo Medina, secretario tesorero del SEIU. El proyecto de ley que se presentará de manera oficial la próxima semana ante la Cámara de Senadores, condiciona a los inmigrantes indocumentados que se beneficien de él a pagar multas por haber violado las leyes migratorias, para cubrir el costo del proceso de la instrumentación; a pagar impuestos, incluso por mecanismos retroactivos; a hablar el idioma ingles; a no tener antecedentes penales, y a esperar 10 anos, siempre y cuando cumplan con todos los requisitos, para obtener la residencia permanente y legal en Estados Unidos, y tres años más para hacerse ciudadanos por medio del proceso de naturalización.

Comentarios