Bajo el fantasma de Chávez, venezolanos deciden entre Maduro y Capriles

domingo, 14 de abril de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Seis semanas después de la muerte de Hugo Chávez y con una campaña de sólo un mes, casi 19 millones de venezolanos deciden este domingo si el chavismo continúa hasta 2019 o si la oposición vuelve al poder. Esta es la segunda ocasión en poco más de seis meses que los votantes de ese país sudamericano acuden a las urnas en una elección presidencial. Los comicios presidenciales en Venezuela iniciaron con la apertura de las mesas de votación y la gente lista desde la madrugada para decidir quién será el sucesor de Chávez. Los 18.8 millones de electores convocados elegirán entre el presidente encargado y candidato oficialista, Nicolás Maduro, y el opositor Henrique Capriles, quien compite por segunda ocasión a la primera magistratura. Los votantes, que mantuvieron a Chávez por 14 años en el gobierno, llegan a las elecciones para decidir entre el devoto colaborador que el exmandatario designó sucesor antes de fallecer y un opositor que promete devolver la unidad en el país que ha dicho se perdió en los últimos años Maduro, de 50 años, se proclama "hijo" y "heredero" de Chávez, mientras que Capriles, de 40 años, es un abogado que ha dicho que su único “jefe” es Dios. La jornada electoral arrancó formalmente a las seis de la mañana al abrir los centros de votación que recibirán los sufragios hasta las 18:00 horas local, aunque se mantendrán abiertos en caso de haber gente aún formada. Estas elecciones, anticipadas por el fallecimiento de Chávez el pasado 5 de marzo, cuyo cuarto mandato 2013-2019 inició el 10 de enero, pondrán frente a frente a Maduro y al líder opositor Henrique Capriles. Los ciudadanos van a unas elecciones precedidas por denuncias del gobierno sobre planes para desestabilizar e incluso de asesinar a Maduro, denuncias que la oposición atribuyó a un intento del gobierno de “distraer” la atención. Este sábado, Maduro volvió a referirse a esas denuncias en una reunión con representantes extranjeros, entre los que figuraban expresidentes como el dominicano Leonel Fernández, el panameño Martín Torrijos o el guatemalteco Álvaro Colom, así como figuras políticas como el exgobernador estadunidense Bill Richardson. Ante ellos, acusó directamente a J.J. Rendón, un publicista ligado con la campaña opositora y al que ubicó en Colombia. “La campaña se dirige desde Bogotá directamente, lo había callado hasta el día de hoy (...) lo dirige un personaje llamado J.J. Rendón”, dijo asegurando que están buscando que se genere violencia tras las elecciones. El presidente encargado reiteró que acatará los resultados de las elecciones y que se siente feliz por haber sido “leal” a Chávez. Capriles en cambio optó por la calma y se trasladó a la turística isla Margarita. Su equipo electoral reiteró sus críticas al poder electoral por la utilización del canal del Estado para transmitir mensajes partidistas a favor de Maduro, y la cobertura de una visita del exfutbolista argentino Diego Armando Maradona, quien expresó públicamente su apoyo a la candidatura del aspirante chavista. La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, cree que “tres horas después de que se cierre el evento electoral” estarán informando al país los resultados. Socorro Hernández, otra de las cinco principales autoridades del ente electoral, calcula que la difusión del resultado, lo que el CNE hace cuando la tendencia es irreversible, podría producirse entre las 22:00 y las 23:00 hora local. Hasta 150 observadores internacionales estarán presentes en un proceso que cuenta con un sistema de control de sufragios “muy sólido, confiable y eficiente”, aseguró un representante de la UNASUR, Wilfredo Penco. El diario The Washington Post advirtió que Nicolás Maduro podría lamentar su victoria porque tendrá que lidiar con el desastre dejado por Chávez: alto costo de la vida, crisis energética y una de las tasas de homicidios más altas de América Latina y del mundo: 21 mil en 2012, entre otros problemas tras 14 años en el poder. En su editorial del viernes, el diario apuntó que no sorprende que las encuestas muestren a Maduro como favorito y anotó que, si por azar no ganara, es poco probable que lo acepte. De hecho, Maduro advirtió que la respuesta sería un levantamiento popular.

Comentarios