Alerta máxima en EU tras explosiones en Boston; 3 muertos y más de 100 heridos

lunes, 15 de abril de 2013
WASHINGTON (apro).- El presidente Barack Obama advirtió que su gobierno castigará con todo el peso de la justicia al responsable o responsables de las explosiones registradas en Boston, Massachusetts, durante el tradicional maratón que dejaron tres personas muertas y más de 130 heridos, según el último corte. En un mensaje enviado a sus conciudadanos desde la sala de prensa de la Casa Blanca, el mandatario admitió que “todavía no sabemos quién hizo esto y las razones”. [gallery type="square" ids="339098,339099,339100,339101,339102,339081,339080,339083,339103"] Sin embargo, advirtió que nadie dude de que su gobierno llegará al fondo del asunto y “encontraremos al responsable, descubriremos las razones, cualquier individuo o grupos responsables sentirán todo el peso de la justicia”. Obama comentó también que en todo momento recibió información puntual de los atentados de parte de Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Interior, y Robert Mueller, director del FBI. Por lo pronto, ordenó incrementar las medidas de seguridad en todo el país. Esto incluye la suspensión de entradas y salidas del aeropuerto, y el reforzamiento de la seguridad en la Casa Blanca. También pidió a sus colaboradores brindar todo el apoyo a las autoridades y a la policía de Boston. Al tiempo que Obama fijaba su postura en relación con los hechos registrados durante la tradicional maratón, las autoridades de Boston explicaron que si bien hubo tres explosiones en la ciudad, sólo dos –las que se registraron cerca de la línea de meta del maratón que se realizaba en la ciudad–, estaban relacionadas o su intención era la misma. La tercera detonación se produjo en la biblioteca Robert F. Kennedy, pero fue por una falla mecánica en el inmueble, según la explicación oficial. Atrae FBI el caso Aunque en su discurso Obama no habló de las explosiones en Boston como ataque terrorista, un funcionario de la Casa Blanca explicó que bajo ese concepto se está investigando el hecho. Otro alto funcionario dijo al portal de noticias CNN que “cualquier evento con múltiples artefactos explosivos, como parece ser éste, claramente es un acto de terror y será tratado como eso. Sin embargo, todavía no sabemos quién lo llevó a cabo y será a través de una investigación que determinaremos si fue planeado por un grupo terrorista extranjero o domestico”. Una gama de diferentes organismos están involucrados en la cacería de averiguar quién realizó el ataque letal y por qué, pero las autoridades están advirtiendo que se sabe muy poco en este punto. En rueda de prensa, Richard DesLauriers, agente especial a cargo de la oficina del FBI en Boston, declaró que “este será un esfuerzo conjunto, federal, estatal y local”. Describiéndola como una “investigación criminal”, que es también “una potencial investigación de terrorismo”, DesLauriers dijo que el FBI estaba declarando la jurisdicción federal sobre la materia. Por otra parte, se destacó que de los heridos al menos 17 están en condición crítica y 25 en condición seria; del total de lesionados, al menos ocho pacientes son niños. Ed Davis, comisionado de la Policía de Boston, explicó que después de las dos explosiones que mataron a tres personas y dejaron cerca de 130 lesionados se encontró un tercer artefacto explosivo y que fue activado en un lugar seguro bajo la vigilancia de la policía para que no causara daños. Durante su mensaje a la nación, Obama recomendó que se abstengan de hacer conclusiones respecto al origen y responsables de las explosiones. “La gente no se debe apresurar a hacer conclusiones antes de que dispongamos de todos los detalles”, subrayó. En diversos programas televisivos, expertos declararon que lo de Boston fue un ataque terrorista orquestado. El análisis de los expertos se sostiene en el hecho de que las explosiones fueron provocadas por explosivos, cuya finalidad de su colocación y activación simultánea es infligir daño a la población. Algunos expertos se atrevieron a decir que los autores de las explosiones en Boston podrían ser integrantes de la red terrorista de al-Qaeda. Obama dijo que en la medida en que su gobierno obtenga más información, la hará del conocimiento público. “En este momento todavía estamos en la etapa de la investigación, pero quiero reiterarles que encontraremos a quien hizo esto y lo responsabilizaremos por ello”, sentenció. Los hechos Luego de confirmarse la explosión de tres artefactos, dos de ellos en forma casi simultánea, Ed Davis, el comisionado de la Policía de Boston, informó en conferencia de prensa que las dos primeras explosiones ocurrieron alrededor de las 14:50 horas, tiempo local (cerca de la meta de la maratón), y, la tercera, minutos más tarde, a las 16:20 horas. “No tenemos conclusiones definitivas para etiquetar los incidentes”, declaró Davis, quien estableció que “todo parece indicar que las explosiones parecen ser un acto coordinado”. El comisionado de la Policía de Boston destacó que las dos primeras explosiones que se registraron cerca de la meta de la maratón, ocurrieron a unos 90 metros de distancia, una de la otra. Davis añadió que “hubo otra explosión”, pero controlada por la Policía, que localizó otro artefacto explosivo, en la biblioteca Robert F. Kennedy. El comisionado aclaró que “no hubo víctimas” en la tercera explosión. Sin embargo, en relación con las dos simultáneas se limitó a señalar que “hubo múltiples víctimas”. Lo ocurrido en Boston provocó que de inmediato en la capital de Estados Unidos y en otras ciudades del país se activaran los estados de alerta. Las autoridades federales aclararon que este tipo de medidas se aplican por precaución y protocolo, tomando en cuenta lo ocurrido el 11 de septiembre de 2001. El comisionado Davis apuntó que la Policía de Boston, con el respaldo de las autoridades federales, ya tenía controlada la situación, pero recomendó a las habitantes de la ciudad permanecer en sus casas; y a los turistas, en sus hoteles, así como evitar concentraciones públicas de cualquier tipo en la calle. En Washington, la Casa Blanca informó que el presidente Barack Obama fue notificado de lo ocurrido en Boston, unos 10 minutos después de las dos primera explosiones. Lisa Monaco, su asesora de Seguridad Interior, y otros dos funcionarios del Consejo Nacional de Seguridad, dieron cuenta al mandatario estadunidense de lo acontecido en Boston. Obama llamó por teléfono al gobernador de Massachusetts Patrick Deval, y al acalde de Boston, Tom Menino. La Casa Blanca señaló que Obama ofreció todo el respaldo y recursos del gobierno federal para actuar en consecuencia respecto al incidente en Boston. Expertos en explosivos y ataques terroristas, apuntan a que los bombazos en Boston fueron un ataque perpetrado y coordinado con toda alevosía y ventaja, aunque sin utilizar aparentemente materiales explosivos de alto alcance. El comisionado Davis destacó en la conferencia de prensa que las agencias federales encabezadas por el FBI y Alcohol, Tabaco y Explosivos (ATF), están coordinado la investigación. Davis dijo que la Policía de Boston incautó todo tipo de maleta, mochila o bolsa que tenían las personas que se encontraban cerca de los puntos de la explosión; y que todas y cada una están catalogadas como “paquetes sospechosos”. Las autoridades de Boston están solicitando ayuda a cualquier persona que haya observado “algo sospechoso” cuando ocurrieron las explosiones, así como la recolección de todo tipo de video que se haya grabado en el mismo momento del siniestro. En varios medios de comunicación, algunos expertos comenzaron a especular que lo ocurrido en Boston podría ser un ataque terrorista; e incluso se atrevieron a decir que podría haber sido obra de Al-Qaeda, el grupo terrorista responsable de los atentados del 11 de septiembre de 2001. La razón por la cual las autoridades solicitaron la cooperación de la gente con cualquier tipo de video grabación, es porque se considera que las explosiones pudieron haber sido activadas “posiblemente desde algún teléfono celular”. Las autoridades tendrán que revisar todas las grabaciones de video para analizar todas las situaciones previas, durante, y después de registradas las explosiones.  

Comentarios