Confusión, cartas envenenadas y falsas alarmas, tras ataque en Boston

miércoles, 17 de abril de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- En medio del cúmulo de información generada por las explosiones del lunes pasado en la línea de meta del Maratón de Boston, que dejaron tres muertos y 176 heridos, el Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Policía de la ciudad negaron la detención de una persona sospechosa de participar en los hechos. “A pesar de los reportes contrarios, no ha habido arresto alguno en torno al ataque en el maratón (de Boston)”, escribió la Policía de Boston en su cuenta oficial de Twitter. En tanto el FBI, que trabaja conjuntamente con los agentes de seguridad de Boston, señaló que “en el último día y medio ha habido un número de reportes de prensa basados en información extraoficial que ha sido imprecisa”. La dependencia federal anunció una rueda de prensa para precisar este y otros datos relacionados con las investigaciones que realiza en torno a las explosiones, pero a última hora canceló el encuentro. The New York Times, CNN y CBS informaron que los investigadores del caso encontraron un video en el que se observa a un hombre que se cree colocó las bombas en el Maratón de Boston. Además, CNN divulgó que las autoridades tomaron bajo custodia e identificaron un sujeto involucrado en los ataques del 15 de abril, que dejaron tres muertos y más de 176 heridos. Según la cadena noticiosa, con base en el video grabado por las cámaras de seguridad de los almacenes Lord & Table y las imágenes proporcionadas por una cadena de televisión local, los investigadores del FBI tuvieron un “progreso considerable” en el caso. Las imágenes mostraban “a un sospechoso trasladando una bolsa negra, y posiblemente depositándola en la escena del segundo estallido”, informó el diario local Boston Globe. Esta versión fue confirmada por el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick. Según el comisionado de Boston, Ed Davis, el ataque dejó “la escena del crimen más compleja con la que hemos lidiado en la historia de nuestro departamento”. Las autoridades revisan unas dos mil pistas, fotografías y videos y han pedido al público su colaboración, con el objetivo de que proporcionen más pistas e imágenes que lleven a la captura del o los responsables. “Alguien sabe quién hizo esto. La cooperación de la comunidad jugará un rol crucial en la investigación”, afirmó Rick Deslauriers, el agente especial a cargo de la oficina del FBI en Boston. El funcionario pidió reportar ante las autoridades a cualquier persona que haya hablado sobre atacar el maratón, mostrado interés en explosivos, que posiblemente probara una bomba, o que llevara una mochila negra demasiado grande durante la hora del ataque. Las autoridades aún no logran establecer si se trató de un solo atacante o varios y con qué interés. Falsas alarmas Por segundo día consecutivo se registraron falsas alarmas en Estados Unidos tras el ataque perpetrado el lunes anterior en la línea de salida del Maratón de Boston. Agentes del Departamento de Seguridad Nacional ordenaron evacuar el edificio que alberga la Corte federal Joseph Moakley de Boston, al recibir una amenaza de bomba. Según informó la cadena de televisión local WBZ Boston News, frente al edificio estaban concentrados numerosos ciudadanos y medios de comunicación que esperaban la posible llegada de algún sospechoso relacionado con los atentados del lunes 15. Curiosos y periodistas fueron reubicados a más de 60 metros del inmueble. En la evacuación participaron policías de Boston, agentes del Departamento de Seguridad Nacional y varias furgonetas policiales. Carta envenenada para Obama Otro caso aparentemente no relacionado con las explosiones del lunes en la línea de meta del Maratón de Boston fue la intercepción de dos cartas que aparentemente tenían ricina –un veneno elaborado con semillas de ricino– y estaban dirigidas al presidente Barack Obama y al senador republicano Roger Wicker. La toxina es un polvo blanquecino y puede ser mortal sólo con inhalarlo, si llega al torrente sanguíneo. Según The Washington Post, CNN y CBS, por este caso fue detenido un sujeto identificado como Kenneth Curtis, sospechoso del envío de las misivas envenenadas, versión que no fue confirmada ni desmentida por instancias oficiales. De acuerdo con la información difundida por los medios estadunidenses, las dos cartas fueron enviadas el lunes 8 desde Memphis, Tennessee, y contienen el mismo texto: “Ver algo incorrecto y no exponerlo es convertirse en un aliado silencioso de su continuación”, se señala en un boletín el FBI obtenido por NBC News. Ambas cartas tienen también la misma firma: “Soy KC y apruebo este mensaje”, y las dos dieron positivo en una prueba preliminar por ricina. El FBI afirmó horas antes que “no hay indicios” de que las cartas y los explosiones registradas en el Maratón de Boston tengan alguna conexión. La misiva fue interceptada el martes pasado en una oficina de correos fuera de la Casa Blanca e “inmediatamente puesta en cuarentena por el personal del Servicio Secreto”, informó el FBI que ordenó análisis adicionales para determinar si se trata efectivamente de ricina. Las pruebas finales para determinar con certeza si la sustancia encontrada en los sobres es ricina tardan de 24 a 48 horas, precisó el FBI.

Comentarios