Avanza investigación contra la infanta Cristina de Borbón

jueves, 16 de mayo de 2013
MADRID (apro).- La infanta Cristina, hija del rey Juan Carlos de Borbón, no logra superar sus problemas con la justicia: el juzgado que instruye el caso Nóos acordó hoy acelerar la investigación sobre un posible delito fiscal y otro por blanqueo de dinero. La investigación trata de dilucidar si la hija del monarca español está implicada en la compleja trama que presuntamente tejió su esposo, Iñaki Urdangarin, que ostenta el título de duque consorte de Palma. El caso Noós toma el nombre del instituto que fundó Urdangarin y del que la propia infanta fue vocal. Mediante esa asociación —sin ánimo de lucro— el duque presuntamente utilizó sus influencias para conseguir jugosos contratos. Hoy, el juez José Castro informó que también mantendrá en su poder las declaraciones de la renta de los últimos 10 años de Cristina de Borbón, por considerar que puede haber elementos trascendentes relacionados con el caso Nóos, y para indagar si no defraudó al fisco. En contra de lo que alegan la Infanta y Urdangarin, el juez considera que mantener sus declaraciones de renta como parte de las pesquisas no vulnera su intimidad. Estos documentos fiscales de Cristina de Borbón están fuera de la causa judicial. Por tanto, no son de acceso a las partes, sino sólo para criterio del juez, mientras obtiene informes de la autoridad hacendaria. Hace unos días, la Audiencia provincial de Palma de Mallorca dejó en suspenso la imputación de la hija del rey. El juez instructor inició las pesquisas sobre la posible imputación de la infanta en estos delitos fiscales y de blanqueo de capitales. A su vez, el fiscal del caso, Pedro Horrach, pidió que la Agencia Tributaria emita su informe sobre la eventual responsabilidad fiscal de la infanta, antes de poder pronunciarse. El fiscal ya se opuso a la imputación que emitió el juez el 3 de abril. La investigación sobre la infanta se debe a que es propietaria del 50% de Aizóon, empresa vinculada con Nóos, al tiempo que la promotora inmobiliaria que el otro propietario, Urdangarin, usó como “pantalla” para defraudar.

Comentarios