Entra en su recta final juicio contra exdictador guatemalteco

miércoles, 8 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La suerte del exdictador guatemalteco José Efraín Ríos Montt y su antiguo jefe de Inteligencia, José Rodríguez, está por definirse. El tribunal donde se realiza el juicio por genocidio y crímenes de guerra ordenó hoy a las partes presentar sus conclusiones. Esto significa que la sentencia puede dictarse mañana mismo. La juez Jazmín Barrios, presidenta del Tribunal Primero A de Mayor Riesgo, escuchará entre este miércoles y mañana las conclusiones de la Fiscalía y las de los querellantes y defensores de los procesados, respectivamente, tras de lo cual el tribunal emitirá su sentencia, lo que no se descarta que pueda ocurrir mañana, según explicó la agencia informativa española EFE. En la audiencia de hoy, el tribunal rechazó una recusación presentada por el abogado Francisco García Gudiel, integrante de la defensa. El letrado había pedido que dos jueces dejaran de conocer el caso: argumentaba que existía una “declarada enemistad” entre él y la juez Barrios y una “amistad firme” con el juez Pablo Xitumul de Paz —ambos integrantes del tribunal que procesa a Ríos Montt. El tribunal rechazó por unanimidad el recurso, al considerarlo falto de sustento. EFE reportó que esta resolución desató el enojo del defensor de Ríos Montt, quien entre gritos, amenazas e insultos en contra de los jueces presentó un recurso de nulidad, que también fue rechazado. Posteriormente, el tribunal aceptó la reincorporación de los abogados César Calderón y Francisco Palomo como defensores de Rodríguez y de Ríos Montt, respectivamente. Los abogados habían abandonado la defensa de los militares el pasado 18 de abril, en un intento de forzar la detención del juicio. El histórico proceso –el primero de este tipo que se sigue en contra de un exjefe de Estado– se relaciona con la guerra civil de 36 años (1960-1996) que padeció Guatemala. Ríos Montt, de 86 años, y Rodríguez Sánchez, de 67, son acusados de ser los autores intelectuales de la muerte de mil 771 indígenas ixiles en el departamento (estado) noroccidental de Quiché, en operaciones realizadas por el Ejército entre marzo de 1982 y agosto de 1983. Durante ese periodo, Ríos Montt gobernó de facto Guatemala y Rodríguez Sánchez fue jefe de Inteligencia Militar.  

Comentarios