Se declara "inocente" el exdictador Ríos Montt; "no soy genocida", dice

jueves, 9 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El exdictador guatemalteco Efraín Ríos Montt, acusado por la Fiscalía de haber ordenado la ejecución de mil 771 indígenas ixiles durante su régimen, entre 1982 y 1983, se declaró “inocente” de los cargos que se le imputan. "Me declaro inocente, nunca he tenido la intención, el propósito de destruir a ninguna etnia nacional (...). No soy genocida", dijo Ríos Montt ante el Tribunal Primero de Mayor Riesgo A. Por primera vez desde que se inició el juicio en su contra por genocidio, el exdictador tomó la palabra para señalar que durante su régimen no tuvo bajo su control a los militares en las comunidades indígenas, víctimas de masacres, y por lo tanto, apuntó, nunca ordenó la eliminación de esa población. "Nunca autoricé, nunca firmé, nunca ordené que se atentara contra una raza, una etnia o una religión. ¡Nunca lo hice!", subrayó. Durante su discurso de 50 minutos, en el que por momentos subía el volumen de su voz hasta casi gritar, el general retirado lanzó: "Yo no se qué hacia el jefe de patrulla, yo era el jefe de Estado". No sólo eso, también acusó a los grupos insurgentes de aquella época de haber cometido graves violaciones a los derechos humanos de la población civil. "Los señores del EGP (Ejército Guerrillero de los Pobres, una facción guerrillera) mandaron a mal matar a esa pobre gente (ixil) y ahora soy yo el que tiene que pagar el delito de genocidio", expresó. De acuerdo con Ríos Montt –cuyo periodo fue una de los más cruentos de la guerra civil (1960-1996), debido a que dejó alrededor de 200 mil muertos o desaparecidos en Guatemala, según un informe de la ONU–, su situación de jefe de Estado fue específicamente para retomar el rumbo de la nación que, dijo, ya estaba en la borda. “Guatemala estaba en el fracaso y, perdone su señoría, la guerrilla en las puertas del Palacio", señaló ante la jueza Yassmín Barrios, quien presidió la audiencia, que en algunos momentos se tornó ríspida por las repetidas intervenciones de ésta para atajar al defensor de Ríos Montt, Francisco García, o para mediar entre las acusaciones que se lanzaban defensa y querellantes. En cierto momento Barrios reveló incluso que el tribunal acababa de recibir una notificación de una instancia superior a la que no identificó. Dio a entender que esa instrucción tenía el potencial de entorpecer la marcha de la audiencia. "Curiosamente una Sala manda pedirnos un informe circunstanciado en el plazo de una hora, a pesar de que saben que estamos en audiencia. Dejamos claro que se debe respetar la independencia externa e interna de los órganos judiciales, haciendo valer los artículos 203 y 204 de la Constitución de Guatemala", dijo. Por separado, una fuente judicial reveló a los periodistas que la Corte de Constitucionalidad de Guatemala había ordenado suspender "de forma provisional" el juicio que por genocidio y crímenes de guerra que se sigue al general golpista José Efraín Ríos Montt y su antiguo jefe de Inteligencia, José Rodríguez. Según la fuente, los magistrados del máximo tribunal del país resolvieron la noche del sábado 4 "suspender de manera provisional" el juicio, hasta que una Sala del Ramo Penal resolviera en definitiva un amparo que otorgó al abogado Francisco García Gudiel, defensor de Ríos Montt. El 18 de abril, la Sala Tercera del Ramo Penal cedió un amparo provisional a García Gudiel por la decisión de la jueza Jazmín Barrios de expulsarlo de la sala de debates al inicio del juicio, el pasado 19 de marzo. A pesar de que la Corte de Constitucionalidad ya se había manifestado a favor de que García Gudiel fuera restituido como abogado defensor de Ríos Montt, y de que el Tribunal Primero A había cumplido con esa disposición, "los magistrados optaron por suspender el juicio hasta que la Sala resuelve en definitiva", explicó la fuente.

Comentarios