Senado de EU aprueba reforzar la seguridad en frontera con México

lunes, 24 de junio de 2013
WASHINGTON (apro).- La Cámara de Senadores de Estados Unidos aprobó la enmienda de la seguridad fronteriza, que prácticamente dobla la vigilancia que actualmente existe entre ese país y México. Esto implica la instalación de unos 40 mil agentes de la Patrulla Fronteriza en la frontera con México, la construcción de mil 126 kilómetros de muro y el uso de 18 drones, más tecnología para detectar la entrada de indocumentados y la disposición biométrica para rastrear a inmigrantes que ingresen legalmente a la Unión Americana pero que rebasen el tiempo de estancia que les autorizó su visado. En una votación que terminó con 67 sufragios a favor y 27 en contra, el Senado liberó con esta enmienda el procedimiento para el voto en el pleno del proyecto de ley para una reforma integral a las leyes de inmigración. La enmienda de seguridad fronteriza es una condición que hace el liderazgo demócrata del Senado al Partido Republicano, para poder obtener unos 70 sufragios en la votación del pleno, a favor de la reforma migratoria. Hasta el cierre de esta edición, aún no se votaba la reforma migratoria. La votación La enmienda aprobada en el Senado establece todos los requerimientos para fortalecer la vigilancia de la frontera con México como condición para poder procesar, si se promulga como ley la reforma migratoria integral, la regularización laboral y de estancia en la Unión Americana de unos 11 millones de inmigrantes indocumentados. “Este es el momento de lograr que se apruebe una reforma migratoria integral, que incluya una seguridad muy fuerte para la frontera”, declaró el presidente Barack Obama en la Casa Blanca, durante un encuentro con empresarios que están a favor de la reforma migratoria y unas horas antes de que se diera el voto final en el Senado sobre la enmienda de seguridad fronteriza. “La buena noticia es que tenemos una proyecto de ley bipartidario sólido que satisface muchos principios”, añadió Obama. La enmienda de seguridad fronteriza creada y patrocinada por los senadores republicanos John Hoeven, de Dakota del Norte, y Robert Corker, de Tennessee, es técnicamente un mecanismo para sellar la frontera con México. La enmienda de Hoeve y Corker es para calmar los ánimos del sector más conservador de su partido y lograr que en el Senado la reforma migratoria pueda conseguir 70 votos a favor, en un proceso de votación del pleno de la Cámara alta, antes del receso legislativo del próximo 4 de julio. La enmienda de la seguridad fronteriza que ya se integra al proyecto de ley de reforma migratoria, propone que para garantizar la seguridad de la frontera con México se construyan otros mil 126 kilómetros de muro, que se contraten a otros 20 mil agentes de la Patrulla Fronteriza –que en estos momentos cuenta con un personal de 20 mil efectivos. Pide además que se implementen varios tipos de verificación electrónicos con sistemas de reconocimientos biométricos, para la entrada y salida de Estados Unidos de extranjeros, con tarjeta de residencia permanente y con visado de cualquier categoría. Entre otras de las exigencias de esta enmienda se cuenta la utilización de lo más avanzado en tecnología, como los 18 aviones de vigilancia a control remoto, sensores y cámara de largo alcance, todo esto para deducir el flujo de la inmigración indocumentada. El senador Reid calcula que con la propuesta de la dupla republicana la propuesta de reforma migratoria puede conseguir 70 votos para su aprobación en la Cámara Alta. Con respaldo así en el Senado, los demócratas y Obama consideran que el proyecto de ley de reforma migratoria tiene más posibilidades de ser refrendado en la Cámara de Representantes, donde los republicanos son mayoría y donde se exige como condición absoluta e irrevocable, cerrar prácticamente la frontera sur de Estados Unidos. La reforma migratoria busca regularizar el estatus de residencia y laboral de unos 11 millones de inmigrantes indocumentados, pero para ello los beneficiados deberán esperar un proceso de por lo menos 10 años para obtener la residencia permanente, no tener antecedentes penales, hablar inglés y pagar multas por impuestos rezagados, por violar las leyes de inmigración y cubrir los gastos para el procedimiento de cada caso. De acuerdo con los cálculos de los legisladores federales, el proyecto de ley de reforma migratoria integral podría ser sometido a votación en la Cámara de Representantes el próximo mes de septiembre.

Comentarios