Usará el Papa un jeep descapotado en Brasil, en lugar del Papamóvil

miércoles, 17 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- En su primer viaje apostólico internacional –encabezará la Jornada Mundial por la Juventud, en Brasil la próxima semana-- el Papa Francisco sustituirá el papamóvil blindado, usado desde 1981 por sus antecesores Juan Pablo II y Benedicto XVI, por un jeep descapotado y sin barreras, para estar más cerca de los files. El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, aseguró que fue decisión de Jorge Mario Bergoglio cambiar la costumbre de utilizar el tradicional vehículo con la cabina de vidrios antibalas por el jeep descapotado que le permitirá estar en contacto directo con la gente. La decisión, abundó, "está en continuidad con lo que ya hace aquí, lo hemos visto en El Vaticano siempre con estos vehículos descapotables y el Papa en Brasil seguirá usando la misma, porque se ve que se siente bien en comunicación con el ambiente circundante". Lombardi comentó durante una rueda de prensa que ya fueron enviados desde Roma a Brasil, dos vehículos con las características mencionadas, uno blanco que será el oficial y otro verde, que estará de respaldo. El papamóvil blindado empezó a usarse en 1981 tras el atentado que sufrió Juan Pablo II a manos del terrorista turco Mehmet Ali Agca. Desde entonces y durante más de 30 años, durante los pontificados de Karol Wojtyla y después de Joseph Ratzinger, en los viajes apostólicos internacionales se utilizó el papamóvil en el que sólo se podía ver al Papa a través de una cabina de vidrio blindada. El primer viaje apostólico del Papa Francisco se llevará a cabo del 22 al 29 de julio en Brasil, donde participará en las actividades dela Jornada Mundial de la Juventud, en Río de Janeiro y visitará la localidad de Aparecida. Según Lombardi, el Papa Francisco introdujo otras novedades en su itinerario. Por ejemplo, comentó que no habrá una conferencia de prensa a bordo del avión papal que trasladará a Bergoglio de Roma a Río de Janeiro, aunque sí saludará a los periodistas que viajarán con él. El vuelo, abundó, no tendrá servicios particulares. "El viaje es completamente normal, el avión es el que es y los asientos son esos, no hay nada de particularmente extraordinario, sinceramente era así ya con Benedicto XVI", comentó. El portavoz del Vaticano, dijo estar tranquilo respecto del ambiente que priva en Brasil tras la ola de manifestaciones públicas registradas en las últimas semanas. "Las autoridades vaticanas se fían siempre con gran confianza a las autoridades locales, que son competentes, que saben hacer su trabajo y sabrán tomar las medidas oportunas para que todo se desarrolle en el mejor de los modos. "Debemos tener confianza en la capacidad de gestionar las situaciones de las autoridades locales, vamos con total seguridad sabiendo que estas manifestaciones no son contra el Papa y la Iglesia, vamos con serenidad seguros que será una bellísima ocasión", subrayó Lombardi. Expresó su confianza en que todos entiendan que el Papa lleva un mensaje de solidaridad, de convivencia pacífica y de desarrollo equitativo para la sociedad. Asimismo, minimizó la polémica sobre los gastos que supone la Jornada Mundial de la Juventud, al señalar que normalmente una visita del Papa es un evento importante y deseado por gran parte de la población católica e implica gastos que hay que pagar. "Cuando se dan gastos en este caso son gastos que se tienen para pagar a uno que desarrolla un trabajo, no es que se toma el dinero y se tira por la ventana en el mar, se dan a quien trabaja para procurar el orden público, para construir las estructuras necesarias. "Por lo tanto son dineros invertidos en quienes desarrollan un cierto servicio en el campo del bien común para este evento que es deseado por gran parte de la población. Esos recursos no son malgastados, son invertidos", aseveró.

Comentarios