Se despide Papa de Brasil con misa multitudinaria; llama a jóvenes a no temer

domingo, 28 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- “Sigan adelante y no tengan miedo”, llamó el Papa a los jóvenes en una misa ante más de tres millones de peregrinos que abarrotaron la playa de Copacabana, en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que concluye este domingo en Río de Janeiro. El mensaje del pontífice, de 76 años, giró en torno a tres conceptos: “id”, “sin miedo”, “para servir”, tomadas del mensaje de Jesús a sus apóstoles cuando les pidió que llevaran el Evangelio a todo el mundo. El Papa exhortó a los jóvenes que participaron de esta 28ª edición de la JMJ a compartir con otros la experiencia vivida estos días y a los sacerdotes que los acompañaron a seguir haciéndolo. “La fe es una llama que arde cuando es transmitida; no dejen que se apague la llama de la fe”, invitó Francisco a los cientos de miles de asistentes a la homilía de clausura de la Jornada, en un mensaje centrado en el deber de evangelizar. “Cuidado, advirtió, Jesús no ha dicho ‘vayan si quieren’, dijo ‘¡vayan!’”. Se estima que tres millones de personas participaron en la ceremonia que cierra la 28ª edición del encuentro. Asistieron la presidenta Dilma Rousseff, el presidente boliviano Evo Morales y la argentina Cristina Kirchner. Al finalizar, el Papa anunció que la próxima edición de la JMJ será en Cracovia (Polonia) en 2016. De acuerdo con CNN, los cálculos sobre el número de asistentes fueron realizados por la alcaldía y la policía. Los tres millones de asistentes representan casi el doble de los 1.6 millones de fanáticos que estuvieron en un concierto de los Rolling Stones en febrero de 2006 en la playa de Copacabana. Cientos de miles de jóvenes pasaron la noche en la playa luego de la vigilia de oración que se realizó anoche frente al gigantesco palco montado para la ocasión. Hubo espectáculo, música y un mensaje del Papa. Muchos peregrinos permanecieron en el lugar a la espera de la ceremonia de este domingo. “Compartir la experiencia de la fe, dar testimonio de la fe, es el mandato que el Señor confía a toda la iglesia, también a ti”, afirmó el Papa Francisco en la esperada misa de clausura, señalando a la multitud. En su homilía, leída parte en portugués y parte en español, siguió diciendo: “Es un mandato que no nace de la voluntad de dominio, de poder, sino de la fuerza del amor, del hecho de que Jesús ha venido ante nosotros y nos ha dado no algo de sí, sino todo Él, ha dado su vida para salvarnos y mostrarnos el amor y la misericordia de Dios”. “No tengan miedo”, fue uno de los exhortos más repetidos del Papa a los jóvenes: “No tengan miedo de ir y llevar a Cristo a todos los ámbitos, a las periferias existenciales incluso a los países más distantes, más indiferentes, el Señor quiere que todos sientan el calor de su misericordia y su amor”. “América Latina necesita de Cristo”, aseguró el Papa. Posteriormente anunció que la próxima Jornada Mundial de la Juventud se realizará en 2016 en Cracovia, al sur de Polonia.

Comentarios