Manning, condenado a 35 años de prisión por filtrar información a WikiLeaks

miércoles, 21 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El soldado Bradley Manning fue condenado a 35 años de prisión por filtrar a WikiLeaks 700 mil documentos de información secreta del gobierno de Estados Unidos. Luego de un juicio de 12 semanas en Fort Meade, una base militar en las afueras de Washington, la magistrada Denise Lind detalló que a la pena impuesta se le deberán descontar mil 294 días, que incluyen los ya pasados por Manning en prisión desde su detención en mayo de 2010, y los 112 días que también le había reducido inicialmente en compensación por las duras condiciones de aislamiento que sufrió durante su arresto en la base de Quantico, Virginia, hasta abril de 2011. A finales de julio, la juez ya había declarado culpable a Manning de 20 de los 22 cargos que enfrentaba, entre ellos varios por espionaje, que implicaban una pena máxima de 90 años de prisión. En la última audiencia del pasado lunes 19, la fiscalía había pedido un mínimo de 60 años de cárcel, mientras la defensa de Manning solicitó una pena menor que no especificó. Con todo, el abogado principal de Manning, David Coombs, dijo que 25 años serían más que suficientes, ya que esa es la fecha en que de todos modos se desclasificarán automáticamente los documentos filtrados por su defendido. Manning, quien compareció en su uniforme de gala, fue presentado por la fiscalía como un “infiltrado determinado”, un ciberpirata anarquista y traidor que comenzó a trabajar pocas semanas después del inicio de su servicio en Irak, en 2009, para suministrarle a WikiLeaks y su fundador Julian Assange exactamente lo que deseaba. El objetivo de la defensa de Manning durante los casi tres meses de juicio y los más de dos años de audiencias previas fue lograr una pena menor para evitar que el exanalista de inteligencia en Irak pase prácticamente el resto de sus días tras las rejas. Manning y su equipo de defensa han mantenido que era un soldado idealista con una motivación pura: exponer verdades brutales sobre los cuerpos militares y diplomáticos de Estados Unidos. Indicaron, asimismo, que la crisis de identidad de género del soldado gay por la regla vigente en las filas militares, donde no podía hablar de su vida, se intensificó a tal punto que lo llevó a actuar de esa manera, creyendo erróneamente que al exponer los documentos y videos secretos del gobierno en internet, podría cambiar la manera en que el mundo percibía las guerras de Irak y Afganistán, y quizás todas las guerras. “Creí que iba a ayudar a la gente, no a afectar a la gente”, destacó Manning, de 25 años, en una declaración en la corte en la que pidió disculpas la semana pasada. El material filtrado incluía un video sobre un ataque de un helicóptero estadunidense en que murieron dos civiles: un reportero gráfico de la agencia Reuters y su conductor. Según la parte acusadora, los 700 mil documentos filtrados ponían en riesgo la vida de las fuentes de inteligencia de Estados Unidos y obligaron a que varios embajadores fueran retirados, reasignados o expulsados.  

Comentarios