Estados Unidos rechaza que ataque a Siria sea inminente

martes, 27 de agosto de 2013
WASHINGTON, (proceso.com.mx).-  El gobierno de Estados Unidos rechazó que sea inminente un ataque a Siria. “No se ha tomado una decisión sobre el uso de la fuerza militar, el presidente sigue revisando sus opciones, que son muchas y que incluyen una variedad de posibilidades que no se limitan al uso de la fuerza”, declaró Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca. El vocero rechazó que Estados Unidos pretenda atacar Siria por estar contra el gobierno de Bashar al-Assad, sino por el uso de armas químicas contra la población. “Quiero aclarar que las opciones que estamos considerando no se avocan a un cambio de régimen, se concentran en responder a una violación clara de los estándares internacionales que prohíben el uso de armas químicas”, insistió Carney. En la capital estadunidense y pese a lo que aseguró Carney, varios legisladores sostienen que esta semana, y posiblemente este jueves, Obama ordenará el ataque militar contra Siria. En Alemania el Secretario de Defensa estadunidense, Chuck Hagel, declaró que el Pentágono está preparado para el ataque y que sólo esperan la orden para iniciar la agresión. Reportes periodísticos que circulan en Washington sostienen que el Pentágono ya tiene ubicados los blancos que destruiría en Siria para inhabilitar militarmente al gobierno de Assad. Se menciona que Estados Unidos lanzaría misiles contra objetivos sirios desde varios portaviones y ataques aéreos desde bases militares, posiblemente desde la se tiene en Turquía o Arabia Saudita. “Lo que puedo decirles”, anotó Carney en su conferencia de prensa en la sala de prensa de la Casa Blanca, “es que el presidente ha dejado claro que no avizora una situación en Siria que conlleve a la presencia de tropas terrestres estadunidenses, y esa sigue siendo la situación”. El gobierno de Siria respondió a las acusaciones de Estados Unidos señalando que se defenderá de cualquier ataque. Y retó a Obama a presentar las pruebas de que Assad usó armas químicas en el ataque del pasado 21 de agosto contra rebeldes sirios. “El presidente continua trabajando con su equipo del Consejo de Seguridad Nacional, revisando las opciones disponibles”, insistió Carney, agregando que Obama habló sobre el caso de Siria con los primeros ministros de Gran Bretaña, Australia y Canadá, así como con el presidente de Francia. “No debería haber dudas de que el régimen sirio es responsable por el uso de armas químicas el pasado 21 de agosto en las afueras de Damasco”, matizó Carney. Obama espera que en las próximas horas James Clapper, el director de la Oficina Nacional de Inteligencia, le entregue un reporte clasificado con supuestas evidencias que sustenten que el gobierno de Assad usó armas químicas contra la población de su país. “Es de nuestra firme convicción que Bashar al Assad desde hace mucho tiempo ha perdido cualquier legitimidad para liderar. Por ello el futuro de Siria debe ser uno sin Assad en el poder”, aseguró el vocero presidencial.

Comentarios