Acepta Siria propuesta de Rusia para entregar armas químicas

martes, 10 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El gobierno de Siria aceptó la propuesta de Rusia de poner su arsenal de armas químicas bajo control internacional, a fin de evitar un posible ataque militar de Estados Unidos. "Mantuvimos una ronda de conversaciones muy fructíferas con el ministro de Relaciones Exteriores (ruso) Sergei Lavrov ayer, y él propuso una iniciativa relacionada con las armas químicas. Por la tarde acordamos la iniciativa rusa”, puntualizó el ministro de Relaciones Exteriores sirio, Walid al-Moualem. El canciller dijo que Siria había acordado la medida, debido a que ésta podría retirar los argumentos para una agresión estadunidense, de acuerdo con la agencia de noticias Interfax. Por su parte, el ministro ruso señaló que su país está trabajando para preparar un plan detallado bajo el cual Siria ponga sus armas químicas bajo resguardo internacional. Rusia estará lista para finalizar el plan junto con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, expresó Lavrov. Ayer, el secretario de Estado estadunidense, John Kerry, dijo que el fin del conflicto en Siria exigía una solución política. “No hay solución militar, no nos hacemos ilusiones sobre ello", manifestó Kerry en una conferencia de prensa junto a su homólogo británico, William Hague, en Londres. "Estados Unidos, el presidente (Barack) Obama, yo mismo y otros, estamos de acuerdo" en eso, precisó. No obstante, abogó por responder al régimen de Bashar al Assad por haber supuestamente atacado con armas químicas a civiles el pasado 21 de agosto cerca de Damasco. "¿Qué vamos a hacer? ¿Darnos la vuelta? ¿Guardar un minuto de silencio?", se preguntó Kerry, que no mostró ninguna duda sobre la responsabilidad del ataque de agosto. "Bashar al Asad, Maher al Assad, su hermano, y un general son las tres personas que tienen el control del transporte y el uso de armas químicas", explicó el jefe de la diplomacia estadunidense. Por su parte, el presidente sirio, Bashar al Asad, y su aliado Rusia, advirtieron de las consecuencias de un ataque. "Prepárense para todo", dijo Asad en una entrevista con la cadena estadunidense CBS. "El gobierno (sirio) no es el único actor de la región. Hay diferentes partes, diferentes facciones, diferentes ideologías", añadió ayer. En Moscú, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, el principal aliado de Al Assad, advirtió que un ataque occidental contra Damasco desencadenaría una "explosión del terrorismo" en la región y una nueva ola de refugiados, y aseguró que Siria está abierta a entablar negociaciones de paz, tras entrevistarse con su par sirio, Walid al Mualem. "La posibilidad de una solución política sigue en pie", dijo Lavrov tras la reunión sostenida en Moscú.

Comentarios