Siria utilizó armas químicas, confirma la ONU

viernes, 13 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, señaló que el equipo de expertos del organismo enviará el próximo lunes 16 el informe que confirmará “de manera concluyente la utilización de armas químicas" en Siria, donde mil 400 personas perdieron la vida el pasado 21 de agosto, en un ataque en el que supuestamente se utilizó gas sarín. "Creo que el informe será un reporte aplastante y abrumador de que armas químicas (fueron) utilizadas, a pesar de que no puedo decirlo públicamente en este momento antes de recibir ese informe", dijo Ban en una reunión de la ONU. Al referirse a un reporte del equipo de expertos de la ONU encabezado por el sueco Ake Sellstrom, Ban Ki-moon acusó al mandatario sirio, Bashar al Assad, de haber "cometido numerosos crímenes contra la humanidad", aunque no le atribuyó directamente la responsabilidad en el uso de armas químicas. Sobre el supuesto uso de gas sarín en el ataque del agosto pasado en una localidad cercana a Damasco, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia acusan a las fuerzas de Asad por el ataque. No obstante, el gobierno sirio, apoyado por Rusia, afirma que quienes usaron el gas prohibido fueron los rebeldes. De acuerdo con un despacho informativo de la agencia EFE, una comisión investigadora de la ONU reveló un documento sobre Siria en el que destaca que las fuerzas del régimen del Bashar al Assad han atacado hospitales donde son atendidos opositores. El gobierno sirio impide de manera sistemática y como una "política" de Estado que los heridos que provienen de zonas controladas por la oposición o próximas a ellas sean atendidos, puntualiza el texto, centrado en los asaltos a centros médicos en el contexto de la guerra civil de Siria. Según ese nuevo informe, las fuerzas gubernamentales han atacado "estratégicamente" hospitales, con el asalto y cierre del hospital Mouadamieh de Damasco "por atender opositores heridos", aunque los ataques más graves se han producido en Homs y Alepo. Homs fue objeto de varios bombardeos desde helicópteros entre febrero y marzo de 2012, enfocados a tres hospitales de campaña situados a las afueras, próximos a zonas rurales donde prestaban asistencia de emergencias, y la sala de operaciones de uno de ellos quedó completamente destruida. En Alepo, el hospital público Dar Al Shifa sufrió ataques aéreos semejantes en agosto de 2012, además de ser alcanzado por un proyectil en noviembre de ese año. El despacho informativo destaca que este nuevo informe de la comisión investigadora de la ONU también atribuye actos semejantes a las fuerzas rebeldes, como el ataque en abril de 2012 al hospital Juret Al Shayah, como parte de la ofensiva militar sobre Homs del grupo rebelde Al Farouk, que "no tomó ninguna precaución para evitar víctimas civiles ni para proteger a los enfermos y heridos durante el ataque". En mayo de este año, añade, la brigada rebelde FSA atacó el hospital de Daraa, bajo la sospecha de que allí se encontraban cincuenta pacientes leales al Gobierno. La ONU también advierte de que el personal médico está siendo objetivo de la violencia, tanto del régimen como de los rebeldes, lo que "contraviene las leyes internacionales". Entre abril y junio de 2011, las fuerzas gubernamentales emprendieron una oleada de arrestos de personal médico en Damasco. En 2012 y 2013, detalla, los doctores que trabajaban en los hospitales de campaña de las afueras de Homs fueron perseguidos por las fuerzas gubernamentales por "colaborar con la oposición". El informe también precisa que desde el inicio del conflicto, al menos 20 voluntarios de la Media Luna Roja de Siria fueron asesinados, en su mayoría por francotiradores, mientras que varias decenas de personas fueron arrestadas mientras repartían material médico. La comisión ha documentado un caso en el que un grupo armado de la oposición atacó deliberadamente una ambulancia de la Media Luna Roja kurda, el 16 de agosto de 2013, acabando con la vida del paciente, el conductor y el sanitario. Además, la información recopilada señala que las fuerzas del gobierno han detenido sistemáticamente a lesionados cuando se encontraban en centros médicos, alegando que las heridas de bala o de metralla que presentaban eran una prueba de su colaboración con la oposición. La comisión también tiene constancia de varios casos en los que personal médico se ha negado a atender a heridos por temor a ser arrestados o sufrir represalias. Como resultado de estas acciones, 32 de los 88 hospitales públicos del país han tenido que cerrar, 26 de los cuáles se ubicaban en las zonas más afectadas por el conflicto armado (Alepo Damasco, Homs y Dayr az Zawr). Asimismo, entre 10% y 15% de los médicos han huido del país. Se precisa que en casi todo el país, el sistema de salud está totalmente derrumbado y ha sido reemplazado por un sistema paralelo "improvisado e inadecuado, bajo amenaza permanente de ser atacado por el gobierno". La comisión divulgó el pasado miércoles 11 su último informe completo sobre Siria, en el que acusa a las fuerzas gubernamentales y a la oposición armada de crímenes de guerra.

Comentarios

Otras Noticias