Denuncia Greenpeace detención de 25 activistas en Rusia

jueves, 19 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La organización ambientalista Greenpeace denunció que el Servicio de Guardacostas de Rusia realizó un abordaje de su buque Arctic Sunrise, y que arrestó a los 25 activistas a bordo, después de que los activistas realizaran una protesta pacífica contra las operaciones de perforación de la petrolera Gazprom en el Ártico. El operativo ruso fue ilegal, aseguró Greenpeace. “El Arctic Sunrise se encontraba en las inmediaciones de la plataforma Prirazlomnaya de Gazprom y de acuerdo con las coordenadas el barco estaba dentro de la Zona Económica Exclusiva de Rusia (ZEE), lo que significa que toma de la Guardia Costera de Rusia es ilegal. Las coordenadas en el momento de la visita eran : 69 -19- 53N de 57 -16- 53E y la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar garantiza la libertad de los buques extranjeros de navegar en la zona económica exclusiva de otro Estado sin interferencias de ningún tipo”. Mediante un comunicado difundido internacionalmente, la organización ambientalista fundada en 1971 aseguró: “Con el uso de un helicóptero y cuerdas, los elementos de la Guardia Costera —armados— abordaron el barco y comenzaron a detener a los activistas, juntándolos en el helipuerto donde los mantuvieron de rodillas mientras les apuntaban con armas de fuego. “La Guardia Costera ha detenido antes y recluido sin cargos a los dos activistas de Greenpeace Internacional que el miércoles escalaron la plataforma de perforación de Gazprom en una protesta pacífica”. El Ministerio de Asuntos Internacionales de Rusia afirmó que la intervención de la Guardia Costera durante la protesta del miércoles se debió a que el Arctic Sunrise representaba una amenaza al medio ambiente y la seguridad. “La Guardia Costera ha abordado nuestro buque con armas de fuego, amenazó a nuestros activistas a punta de pistola y disparó hacia nuestro barco 11 tiros de advertencia por lo que esa es la verdadera amenaza para la seguridad aquí”, dijo Ben Ayliffe, responsable de la campaña de petróleo en el Ártico de Greenpeace Internacional. La perforación de petróleo en el Ártico, afirman los activistas, es un riesgo ambiental que debe detenerse.

Comentarios